Los agricultores aficionados podrán plantar patatas, pero solo cuando la finca esté a menos de 500 metros de casa

La presencia en las fincas queda limitada a dos personas que han de respetar en todo momento la distancia de seguridad


redacción

No habrá problema en ir «botar as patacas» aunque no sea agricultor profesional, pero su huerto ha de estar a menos de 500 metros de distancia de su casa. En caso de que lo tenga más lejos tendrá que esperar. Es lo que establece la orden publicada este martes por la Consellería de Medio Rural por la que se adoptan las medidas de carácter obligatorio en relación con el COVID-19 en cumplimiento del acuerdo del Centro de Coordinación Operativa de la Emergencia Sanitaria en la comunidad autónoma de Galicia (Cedop) del 18 de marzo. 

El documento concreta que las personas que tengan cultivos y viñedos para autoconsumo y no desarrollen una actividad agraria profesional podrán realizar desplazamientos mínimos e imprescindibles para el mantenimiento y atención de esos cultivos o viñas, «sen que o desprazamento poida supoñer unha distancia superior a 500 metros da súa vivenda habitual».

Lo que advierte la orden es que, en ningún caso, podrán estar más de dos personas «na parcela e estas deberán de respectar en todo momento as distancias de seguridade e demáis protocolos establecidos pola autoridade sanitaria».

Para acreditar que son agricultores aficionados con producción para autoconsumo bastará con que presenten el carné de manipulador o aplicador de fitosanitarios. En el caso de las personas  viticultoras podrán acreditarlo con ese carné o con la tarjeta de registro que da el Consello Regulador de cada denominación de origen al darse de alta en los registros.

Por otra parte, los agricultores profesionales podrán continuar con su actividad para el mantenimiento de cultivos o viñas.

¿Puedo poner patatas? La actividad de los agricultores aficionados se limita

M. Alfonso

Medio Rural responde en su web a las dudas que el estado de alarma plantea entre los agricultores

Está claro que el confinamiento puede abandonarse por motivos laborales. Que uno puede salir de su domicilio si el destino es su centro de trabajo, sea este una fábrica, una granja o la finca en la que cuida la vid. El problema surge cuando el interesado en cuestión no es un profesional del campo y decide, por ejemplo, plantar patatas, cuidar de sus verduras o atender unas colmenas que cuida como afición. Entonces, explican en la consellería do Medio Rural, la situación cambia. Porque lo que no está permitido es que, con la excusa de cualquier tarea agrícola, uno coja el tractor y se pasee por todo el monte para llegar a sus fincas.

Seguir leyendo

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
4 votos
Comentarios

Los agricultores aficionados podrán plantar patatas, pero solo cuando la finca esté a menos de 500 metros de casa