Nuevo uso agrario y forestal para 2.000 hectáreas de fincas en Lugo

El plan de recuperación de terreno de la Diputación ha dado ayudas a 390 personas en cuatro años


vilalba / la voz

El Plan de Recuperación e Incorporación de Terras que promueve la Diputación de Lugo ha supuesto ya un nuevo uso para algo más de 2.000 hectáreas de terreno -exactamente, 2.009,06-. Desde que se puso en marcha la medida, en el 2014, hasta hoy, se ha desarrollado la aplicación en cuatro años: se concedieron ayudas en el 2014 y en el 2015, se interrumpieron en el 2016 y en el 2017, se retomaron en el 2018 y se mantuvieron el año pasado.

En los años en los que se aplicó la concesión de ayudas a quienes desean usar tierras para fines agrícolas o ganaderos, la superficie del terreno aprovechado por los solicitantes registró oscilaciones: 641,40 hectáreas en la primera convocatoria; 500 en la segunda; 582,95 en la tercera, y 284,71 en la cuarta.

También ha variado el número de beneficiarios de las ayudas: en el 2014 y en el 2015 -la Diputación ofreció ayer datos de esos dos años en conjunto- se concedieron 178; en el 2018, 136, y en el 2019, 76. En total, 390 beneficiarios, personas a título individual o cooperativas, han contado con ese apoyo.

Tras haberse recuperado esta línea de ayudas, la Diputación decidió en meses pasados aumentar los fondos de esta iniciativa. De los 100.000 euros previstos en un primer momento se pasó a 142.450, una medida que el gobierno provincial justificó por su intención de atender todas las peticiones registradas.

 Presencia chairega

En la última convocatoria hubo notable peso de la Terra Chá, pues ocho municipios -Vilalba, Xermade, Guitiriz, Begonte, Cospeito, Castro de Rei, Pol y A Pastoriza- concentraron casi la tercera parte del total (75) y también cerca de la tercera parte del presupuesto -se entregaron 44.300 euros-.

«Sempre fai falta máis terreo»

Roberto López Campello ten en Xermade, na parroquia de igual nome ca o concello, unha explotación de gando vacún con 150 animais, dos que 90 están en produción leiteira. A sociedade da que fai parte participou neste plan de axudas da Deputación, o cal serviu para dispoñer de máis terreo. «Sempre fai falta máis terreo», di este gandeiro, que xustifica esa necesidade por cuestións cotiás e por obxectivos que se desenvolven a curto ou a medio prazo.

 Por unha banda, afirma que se un ano a colleita de millo é peor do esperado cómpre dispoñer de leiras das que obter herba para alimentar o gando; por outra, comenta que ten previsión de aumentar o número de animais. A conclusión, xa que logo, semella clara, e a necesidade de terreo, antes ou despois, hase presentar: «Aínda que non faga falta agora, no futuro ha facer falta», di López Campello, que «sen dúbida» considera positiva esta iniciativa da Deputación.

 Propiedade espallada

A explotación ten 65 hectáreas de terreo, pero moi espalladas e repartidas en moitas leiras. «Así é complicado», afirma, e engade que ese problema vai acompañado doutro, pois na zona onde vive non hai concentración parcelaria. Comprando e arrendando deu conseguido o obxectivo de acadar máis terreo, aínda que non garda una boa experiencia da relación co Banco de Terras, que pertence á Xunta, pois, di, os trámites que fixo desenvolvéronse con lentitude.

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
0 votos
Comentarios

Nuevo uso agrario y forestal para 2.000 hectáreas de fincas en Lugo