El aceite de oliva gallego quiere ser IXP

«Estamos a traballar na dirección acertada», asegura el presidente de la asociación del sector


Ourense

El aceite de oliva gallego quiere hacerse un hueco en el mercado. Y los productores están poniendo todo de su parte para conseguirlo. En esta línea se han dado pasos importantes en el último año. El primero de ellos fue la implantación del sello de garantía de calidad para garantizar la trazabilidad del producto desde el origen hasta el consumidor final. Esta propuesta fue valorada muy postivamente en la asamblea general de la Asociación de Produtores de Aceite e Aceituna de Galicia, que tuvo lugar este sábado en la sede de la antigua cooperativa de A Arnoia, en pleno corazón de O Ribeiro. 

En ese encuentro, que se prolongó durante más de cuatro horas y que contó con la presencia de unos doscientos productores de oliva gallega, se puso sobre la mesa los planes de futuro, que tiene a corto plazo un reto fundamental: la obtención de la Indicación Xeográfica Protexida Aceite de Galicia, que revalizará el producto. Para lograrlo, la asociación ya ha iniciado los trámites burocráticos necesarios para su obtención. «Xuntar case que a duascentas personas arredor dun produto como é a oliveira, aquí no corazón do Ribeiro supón que estamos a traballar na dirección acerada», indicó Avelino Pazos, presidente de la asociación. En su intervención, quiso también agradecer a todos los asistentes su disposición a «traballar por valorizar unha iniciativa a prol do noso rural».

A lo largo de la séptima asamblea general de Apaag se dio cuenta de las acciones desarrolladas durante el último año. En concreto, se pusieron sobre la mesa los convenios firmados con diferentes entidade en beneficio del colectivo, como Abanca, CSIC, Agacal, Juana de Vega, Consellería de Medio Rural o los ayuntamientos de Ourense, Vigo, Cenlle y Ribadavía. Además, se aprobó por unanimidad el estado de cuentas de la asociación y la solicitud de las acciones formativas para este año, así como la formación para la implación del olivo autóctono como elemento de promoción y alternativo al rural. Entre las autoridades asistentes estuvieron el alcalde de A Arnoia, Rodrigo Aparicio, o el presidente de la Comisión de Vilas Termais de la FEMP y alcalde de Cenlle, Gabriel Alén, que fue el encargado de clausurar el encuentro. 

Un sello de calidad reconoce el valor del aceite gallego

maría doallo

La Asociación de Productores de Aceite y Aceituna de Galicia entregó la distinción a diez comercializadores, cuatro de Ourense

La Asociación de Productores de Aceite y Aceituna de Galicia, (Apaag), acaba de conceder a sus comercializadores el sello de calidad y garantía. Con él, se asegura a los consumidores que compran un producto totalmente gallego. Un total de diez empresas recibieron la distinción. De ellas, cuatro son ourensanas. Se trata de Aceites Abril, Novoa Nature, Alma Meiga y Pazo do Rego.

En el caso de Abril recibir el sello es algo que ayudará a diferenciar el origen de sus distintas variedades de aceite. «Con la legislación vigente no se nos permite poner el origen en las botellas. El sello funciona como un diferenciador de nuestro aceite 100 % gallego y eso es algo bueno, porque teníamos ganas de sacar pecho del producto de la tierra que tenemos», explicó Rubén Gutiérrez, encargado del departamento de agro de la empresa ourensana, que hace diez años comenzó su plantación de olivos gallegos. En el caso de los aceites Pazo do Rego y Alma Meiga, la producción es más reciente. «Somos unha empresa familiar que procesamos as olivas recollidas ao momento. O feito de recibir este selo é unha vantaxe moi grande que garante a calidade do noso produto galego», dijo Manuel Álvarez, representante de Pazo do Rego, durante la entrega de los sellos de garantía este lunes. La empresa se formó en el 2014 con varias plantaciones en Vilamarín y este año va por su segunda añada.

Seguir leyendo

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
1 votos
Comentarios

El aceite de oliva gallego quiere ser IXP