El sector agroalimentario, pendiente de los aranceles de Trump

El Gobierno percibe un cambio de actitud por parte de Estados Unidos, pero no descarta que puedan volver a subirse las tasas o ampliar el número de productos afectados


redacción | agencias

De Trump «se puede esperar cualquier cosa». Esas palabras las pronunció ayer la ministra de Industria, Comercio y Turismo en funciones, Reyes Maroto, durante su comparecencia junto a su homólogo de Agricultura también en funciones, Luis Planas, ante los representantes de los sectores agroalimentarios que estos días viven pendientes de lo que ocurra el lunes durante la consulta de la Oficina del representante Comercial de Estados Unidos. Por eso, España tiene que estar preparada, aunque cree que «hay un cambio de actitud de diálogo por parte de Estados Unidos». Con todo, no descarta que puedan volver a subirse las tasas o ampliar el número de productos afectados. Mientras ella mostraba su optimismo ante representantes de sectores afectados por los aranceles como el del vino, el aceite de oliva o la aceituna, Planas recordó que esas tasas «son legales, pero profundamente injustas» porque fueron impuestas a un sector que que no tiene nada que ver con el conflicto aeronáutico. 

En relación a las medidas adoptadas el ministro mostró su descontento con el almacenamiento privado de aceite de oliva: «No estamos contentos con las dos primeras licitaciones porque no han conducido a una retirada del mercado suficientemente significativa para que tenga efecto. Hay que actuar en caso de que queramos frenar la caída de precios», dijo. 

Desde la plataforma del sector agroalimentario contra los aranceles valoraron el encuentro como fructífero, pero creen que deberían darse medidas para solucionar el problema. Proponen compensaciones mientras haya aranceles. 

¿A dónde se exportan los productos agroalimentarios?

M. Alfonso

Las amenazas de Donald Trump siembran inquietud en un sector cuyas ventas en el exterior no han dejado de crecer en los últimos años y que tiene a Italia y Portugal como sus principales clientes

El sector agroalimentario es uno de los que mejor se ha comportado en los últimos años si hablamos de exportaciones. Por eso la amenaza lanzada esta semana por Donald Trump de que va a subir un 25 % los aranceles de determinados productos ha despertado cierta inquietud, sobre todo, en algunos sectores como el del vino, que tienen en América su principal mercado. En el resto, como el queso o el porcino, las ventas en el exterior son simbólicas. «O ano pasado debimos mandar trescentas pezas», aseguran en la denominación de origen Arzúa-Ulloa. En realidad, Italia o Francia son los principales clientes del sector agroalimentario gallego, según aseguran en el Clúster de Alimentación de Galicia. Solo estos dos países se llevan el 50 % de las exportaciones.

Seguir leyendo

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
1 votos
Comentarios

El sector agroalimentario, pendiente de los aranceles de Trump