El campo reclama un Ministerio de Agricultura «con peso» en el Gobierno

Ante las cábalas que apuntaban a que podría integrarse, junto con Pesca, en un MInisterio de Desarrollo Rural o a que el Bienestar Animal dependerá de la vicepresidencia segunda de Derechos Sociales, organizaciones agrarias creen que no deben separarse áreas que «teñen que ir da man»


redacción

La negociación de la nueva PAC es uno de los grandes retos a los que se enfrenta España a corto plazo en materia de agricultura. La idea de la nueva política agraria común (PAC) es que Bruselas marque unos objetivos para que luego sea cada estado miembro el que se encargue de articular la fórmula para poder cumplirlos.Únicamente por esa razón, tener un Ministerio de Agricultura dentro del nuevo Gobierno es algo que las distintas organizaciones agrarias ven como imprescindible e irrenunciable. Lo mismo ocurriría con la pesca que ha de hacer frente a asuntos de gran calado en política pesquera como el alcanzar el rendimiento máximo sostenible y avanzar en el veto a los descartes, sin olvidar los cambios que puede traer el brexit. Sobre el rumor de que pueda existir un Ministerio para el Reto Demográfico y la Despoblación al margen de Agricultura y Pesca o que la Dirección General de Bienestar Animal esté dentro de la Vicepresidencia Segunda de Derechos Sociales, como han avanzado algunos medios, hay voces que critican el hecho de que asuntos que deben ir de la mano vayan a ser gestionados por ministerios diferentes. Pero aún ven con peores ojos que la agricultura o la pesca puedan quedar diluidas en un gran ministerio de Reto Demográfico y la Despoblación, como recogía hace unos días el periódico digital Agroinformación en referencia a la promesa realizada en las negociaciones con Teruel Existe.

Desde la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA), que ayer celebró en Madrid su comisión ejecutiva federal, avanzaron que la existencia de un Ministerio de Agricultura y Alimentación es una «condición irrenunciable». Además, añadieron ha de tener peso en el Gobierno y ser dirigido por alguien «experto en la materia». De ahí que haya pedido en un comunicado al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que «no se olvide» de la situación crítica que vive el campo. Además de desear suerte al nuevo gobierno, también le han instado a ponerse «a trabajar de inmediato». No puede perder más tiempo porque, como apunta la organización agraria, además de la negociación de la nueva PAC tiene que superar retos como «el necesario reequilibrio de la cadena agroalimentaria para que los productores reciban precios justos, las barreras comerciales a nivel global o el urgente y difícil relevo generacional en la profesión agraria».

Desde Unións Agrarias creen que un país que tiene tantas reformas pendientes en materia de agricultura y ganadería como el desarrollo del paquete lácteo, la implementación de la Ley de Cadena o la aplicación de la reforma de la PAC tiene que tener un instrumento administrativo «potente y coherente» para poder afrontar unos retos de primer orden para el sector. No hay que olvidar tampoco, como añaden fuentes de esta organización, claves para el futuro del campo como el desarrollo rural y la lucha contra la desertización económica y demográfica. «Pedimos eficacia e para acadala non podemos separar áreas que forman un todo e son complementarias para acadar os obxectivos que o campo precisa», dicen.

En esa línea se expresó también la responsable del Sindicato Labrego Galego, Isabel Vilalba: «A actividade agraria e gandeira ten a suficiente entidade para ter un ministerio propio dotado de suficiente persoal e medios (...) Aínda que o medio rural en Galicia é un espazo moi amplo no que teñen cabida moitas actividades diferentes, o sector primario é o motor central». Sobre la separación de ministerios fue clara: «Non deberían de dividirse en diferentes departamentos áreas que teñen que ir da man. Non só iso, tamén hai que ter en conta o gasto que supón».Y como pidieron desde UPA, también demandó agilidad porque  llevan mucho tiempo tratando «con departamentos en funcións». 

También el presidente de la Asociación Agraria de Galicia, Francisco Bello, entiende que «o medio rural hai que entendelo coma un conxunto e non se debe separar. No rural, e Galicia é un exemplo, a agricultura e a gandaría son o motor principal desas zonas. Non se entendería planificar estratexias de desenvolvemento rural de espaldas ao agro. Deben de ir da man».

Y como el resto de organizaciones agrarias reivindica que el Ministerio de Agricultura continúe teniendo todas las competencias uqe tiene «e máis nun momento crucial como o que estamos vivindo coa negociación da nova PAC en Bruxelas, e sen coñecer aínda cales serán as consecuencias reais do brexit».

Más allá del campo, a la patronal pesquera española no le cabe en la cabeza la dilución que se plantean en algunos mentideros del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación en uno de ámbito superior más centrado en el Desarrollo Rural y la Despoblación. «¿Dónde quedaría la pesca?», se pregunta Javier Garat, secretario general de Cepesca. No entra en cábalas ni rumores y se limita a exponer deseos: «Que continúe como ministro Luis Planas», al que da por descartado de Exteriores y «que el ministerio sea de Agricultura y Pesca».

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
1 votos
Comentarios

El campo reclama un Ministerio de Agricultura «con peso» en el Gobierno