¿Cómo reducir los riesgos laborales en el campo?

La agricultura y la ganadería tienen todavía mucho que mejorar en materia de prevención. UPA, con la financiación del Ministerio de Trabajo, lanza la campaña Agri-Preven para explicar las claves para mejorar la calidad del trabajo en el sector primario

Un tractor aplica el herbicida sobre el campo sembrado de sorgo
Un tractor aplica el herbicida sobre el campo sembrado de sorgo

redacción

«Las cifras nos preocupan. Y mucho». No es para menos. Entre los meses de enero y de octubre de este año un total de 43 personas perdieron la vida como consecuencia de accidentes producidos en los sectores de la agricultura y la ganadería. De hecho, estos son unos de los que registran una tasa mayor de percances laborales, muy por encima de la media de otros campos. Los datos que maneja la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) muestran como en el 2018  la tasa de accidentes en España en ambos campos fue de 5.297,9 por cada 100.000 trabajadores de este sector. No solo eso. En el caso de los accidentes graves con resultado de muerte, la incidencia es de 11,22 fallecidos, muy por encima de los 3,67 por cada 100.000 trabajadores del total de sectores.

Por esa razón, UPA ha lanzado la campaña Agri-Preven, que cumple ya su segundo año, y que cuenta con la financiación de la Fundación Estatal para la Prevención de Riesgos Laborales, F.S.P. del Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social. Porque, como dicen desde la organización, «todos debemos hacer algo al respecto» para bajar esos datos.

Son muchos los campos donde es preciso hacer labor preventiva. Desde cómo realizar la aplicación de productos fitosanitarios hasta ofrecer consejos para mejorar la ergonomía a la hora de levantar cajas cargadas de uvas en la vendimia o cortar unos troncos. Por no hablar de la importancia de ser conscientes de las enfermedades profesionales a las que un agricultor o ganadero puede enfrentarse o cómo adoptar medidas preventivas para evitar accidentes con la maquinaria tan comunes como los vuelcos de tractor. No hay que olvidar tampoco los riesgos psicosociales que enfrentan los trabajadores del campo, fruto de la soledad o el abandono del campo, o el retraso en la edad de jubilación

La cuestión es que muchos agricultores y ganaderos no perciben los riesgos que entrañan las labores que realizan en su día a día. La costumbre o la experiencia no previenen los percances al 100 %. Es más, pueden provocar más de un despiste. Pero ¿cuáles son los principales riesgos?: El manejo de maquinaria pesada, las posturas forzadas que se prolongan durante horas, el transporte de carga o los desplazamientos en tractor durante el trabajo o entre fincas. No hay que olvidar tampoco tomar medidas a la hora de aplicar productos fitosanitarios. 

Para concienciar a los agricultores y ganaderos de la importancia de la prevención, la campaña desarrollada por UPA recorre España realizando jornadas en las que expertos en prevención de riesgos laborales o fisioterapeutas dan consejos al respecto. Pero también son los propios trabajadores del sector los que hablan para sus compañeros de las medidas que deberían adoptar. Estas son algunos de los asuntos de los que hablan por propia experiencia: 

Extremar la prevención los días de lluvia

Una de las recomendaciones que hacen a los que trabajan en una explotación ganadera es la de no coger el tractor en los días de lluvia. Al menos en la medida de lo que se pueda. Dicen que durante esas jornadas en las que la tierra está húmeda y puede provocar caídas de ramas o resbalones resulta más productivo dedicarlas a labores alternativas como la limpieza de los soutos, en el caso de tener castaños, o realizar cuidados del ganado que no realizan normalmente.  

Precauciones durante la vendimia

Los que trabajan en la vendimia saben bien que hay que estar alerta cuando un tractor discurre al lado de los trabajadores que recogen uvas. Es lo que advierte otro de los protagonistas de estos vídeos de prevención. No solo eso. También destaca la importancia de usar gafas de protección para evitar que una rama pueda clavarse en un ojo, o guantes que prevengan los cortes con la tijera de poda.  

NO TUNEAR LOS APEROS

Otro de los consejos que dan a la hora de estrenar un apero es leer bien las instrucciones de uso y, sobre todo, no alterar sus mecanismos de uso. «Hay que usar la máquina tal y como viene de fábrica», dice uno de los protagonistas de los vídeos lanzados por UPA.  

Riesgos que entraña el cultivo frutales

Los principales riesgos a la hora de cultivar frutales están asociados con la maquinaria. Más allá del peligro que supone que el tractor acabe volcando, también hay que tener cuidado de que no alcance a alguien que está trabajando a pie. Por eso, resulta importante calzar bien la maquinaria para evitar desplazamientos que no se desean. A la hora de realizar la poda, hay que tener cuidado con las tijeras, que acostumbran a ser eléctricas o de aire comprimido.    

Los problemas que rodean el cultivo de herbáceos

Dicen los agricultores que realizan este tipo de trabajo que uno de los momentos más peligrosos es el momento de enganchar los aperos o cuando se está trabajando fuera del tractor. Por eso resulta importante llevar guantes, chalecos reflectantes o gorras. También advierten que muchas veces el resto de conductores no respetan a los que van en un vehículo agrícola. 

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
1 votos
Comentarios

¿Cómo reducir los riesgos laborales en el campo?