El bioestimulante que hace más resistente las plantas de maíz

Medio centenar de técnicos de cooperativas asisten a las jornadas sobre el manejo integrado de este cultivo en la finca de Mouriscade, en Lalín


Lalín / la Voz

Productos que previenen las malas hierbas, bioestimulantes aplicados a las semillas que mejoran la capacidad de arraigamiento de la planta y su absorción de nutrientes, satélites y drones para controlar las cosechas. Estos fueron algunas de las novedades presentadas por diferentes firmas de suministros agroganaderos en unas jornadas organizadas por Delagro y la Diputación de Pontevedra que se iniciaron ayer en la finca de Mouriscade, en Lalín.

La iniciativa, sobre el manejo integrado del cultivo del maíz, reunió a medio centenar de técnicos de cooperativas de Delagro de Galicia, Asturias y Cantabria. Una de las cuestiones expuestas fue el éxito del tratamiento Starcover que consigue reducir el tiempo de exposición de la semilla a la voracidad de los pájaros, recubre el grano y le aporta un mayor vigor y resistencia a la planta. Gustavo García Riveiro, jefe de producto de maíz forrajero de Limagrain, explica que «Starcover es un bioestimulante aplicado a la semilla que lo que hace es mejorar la capacidad de arraigamiento de la planta y de absorción de nutrientes». Está compuesto, indica, de dos bioestimulantes «uno procede de una planta y otro de una bacteria y tiene dos efectos en la planta: la primera es un aumento de las raíces secundarias, que es la parte visible; y otra parte invisible que es la mejora de la capacidad de la planta para absorber nutrientes de la tierra, básicamente fósforo y agua».

El grupo francés comenzó hace tres años los ensayos y, apunta García Riveiro, «el año pasado fue la primera parte comercial». De momento ya se probó con éxito en diversos lugares y parcelas. La empresa tiene desde hace diez años un convenio con la finca de Mouriscade.

Gustavo García incide en la ayuda de las nuevas tecnologías en el sector aludiendo a la ayuda de los satélites y los drones que ayudan al control de las parcelas. «Hace diez años íbamos con el mapa en la mano y ahora gran parte de los nuevos tractores y cosechadoras vienen ya equipados con GPS y muchos tienen mapa de rendimiento, son herramientas que si se saben utilizar pueden optimizar los recursos y ayudar a sacar de la tierra la mayor producción posible.

Las jornadas prosiguen a lo largo de la mañana de hoy para acercar algunas de estas nuevas propuestas a los ganaderos junto con información y recomendaciones en cuestiones como el uso de herbicidas e insecticidas en el maíz o la presentación de nuevas variedades.

El diputado Manuel González presentó ayer las jornadas que se abrieron con una exposición de María Hermida, la jefa de Laboratorio de la finca de Mouriscade. En ellas, la firma Claas presentó un sistema pionero en cuanto a procesado picado del maíz para la obtención de silo. El grado de picado y desgarro de la fibra que se lleva a cabo con este sistema favorece la digestividad del maíz por parte de las vacas. La jornada de ayer se cerró a pie de campo en la fincas de Mouriscade donde los técnicos pudieron aclarar a los participantes algunos aspectos técnicos.

Productos para prevenir las malas hierbas y un fertilizante que aporta selenio al forraje

Estíbaliz de Frutos, del departamento de producto de Ascenza, habló a los asistentes sobre los parámetros correctos fitosanitarios y presentó las nuevas soluciones que en menos de un año formarán parte del catálogo de la firma. Explica que «hasta hace poco el catálogo se basaba en la post emergencia en el tratamiento de las malas hierbas del maíz y con la incorporación de estos nuevos herbicidas podemos abordar el problema desde la pre emergencia» destacando que «mejor es prevenir que curar». La compañía cuenta desde hace unos dos años con un departamento específico de sostenibilidad. A esta intervención se sumó la de Luis Ángel López, jefe del departamento agronómico de la firma noruega fabricante de fertilizantes, Yara, que puso el foco de atención en el Nitrograss Selenio y los buenos resultados que están obteniendo en los cultivos de maíz y pradera de toda la cornisa norte enriqueciendo los cultivos con este fertilizante que aporta selenio que es asimilado directamente por las vacas de forma natural a través de la alimentación. Con la ingesta de ese maíz o ese forraje el animal se beneficia de esos contenidos de selenio que favorece su sistema inmune y problemas como la mamitis. Martín Cazot, responsable de nutrición animal de LG, destacó por su parte, la importancia de contenido de almidones, dependiendo dela variedad de semilla.

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
0 votos
Comentarios

El bioestimulante que hace más resistente las plantas de maíz