¿Cómo adaptar un huerto al cambio climático?

El método biointensivo, creado hace 50 años en California, resume en ocho principios las fórmulas de cultivo usadas por civilizaciones antiguas como griegos, mayas, egipcios o incas. Amigos da Terra ofrece este sábado un curso para explicar cómo adaptarlo a Galicia.


redacción

Combinar la producción de alimentos con la regeneración del suelo usando métodos como la rotación y la asociación de cultivos o el uso del compost realizado a partir de la producción de  la propia huerta. A lo largo de la historia fueron muchas las civilizaciones que usaron esa fórmula como fundamento de su agricultura. De los griegos a los egipcios pasando por los incas o los mayas. Hace cincuenta años un grupo de agricultores estadounidenses decidieron juntar toda esa sabiduría gestada a lo largo de la historia para crear lo que se conoce como método biodinámico, un modo de cultivar basado en ocho principios que, como principios que son, pueden adaptarse a distintos climas o territorios. Tras aprender el método en Nicaragua de la mano de ingeieros mexicanos que, a su vez, lo descubrieron en Estados Unidos, ahora el ingeniero agronómo Guillermo Rodríguez Barreiro, impartirá en el Museo da Muller Labrega, en Meaño (Pontevedra) este sábado un curso para dar a conocer este método. El seminario, que se repartirá en tres jornadas, está organizado por la asociación Amigos da Terra con la colaboración del Ministerio de Transición Ecológica a través de la Fundación Biodiversidade. El seminario analizará la puesta en práctica de este método con 54 productores de Galicia, Aragón, Ibiza, Mallorca y Madrid. 

Pero cuáles son esos ocho principios en los que se basa el método. Los explica este ingeniero agrónomo: El primero es la preparación de la tierra en profundidad. «Traballamos a terra ata os 70 centímetros de profundidade para que as raícesteñan un bo desenvolvemento», dice. El segundo es usar compost a partir de aquello que retiramos del huerto, lo que genera carbono orgánico; el tercero cultivar cereal para dar de comer al suelo; el cuarto es la rotación de cultivos; el quinto hacer una «sementeira» cercana; el sexto la polinización abierta de semillas naturales; el séptimo realizar un cultivo de calorías, que no es otra cosa más que plantar tubérculos o vegetales con mayor aporte calórico como la patata, la cebolla o el ajo. Por último, el octavo es trabajar todos esos principios en conjunto, lo que llamamos la integralidad

En principio, el curso de este sábado está dirigido a los que ya han realizado un curso para iniciarse en el mundo del cultivo biointensivo. La técnica, como explican desde Amigos da Terra, «realízase a man con ferramentas sinxelas como a pa, o bieldo e o anciño, e consiste en varios principios que poden ser adaptados a calquera clima». Desde el colectivo apuntan además que con «un 70 % dos chans españois en risco de desertificación severa pola combinación de usos agrícolas intensivos e polos efectos do cambio climático, o método de cultivo biointensivo convértese nun aliado indispensable na adaptación ao cambio climático, xa que permite diminuír o uso de auga e de achegas externas, incrementar os rendementos por superficie de cultivo e reconstruír e mellorar a fertilidade do chan». 

Los seleccionados para participar en el proyecto recibirán material sobre este método de cultivo. Además, harán analíticas de suelos antes de aplicar el método y después de haber realizado dos o trs ciclos de cultivo.

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
13 votos
Comentarios

¿Cómo adaptar un huerto al cambio climático?