Viños da Terra prevé una cosecha escasa, pero de elevada calidad

La aparición del hongo «botrytis» por la humedad es lo que más preocupa a los bodegueros


Ribeira / La Voz

Esta no será, en cuanto a cantidad de litros, una gran cosecha para los bodegueros incluidos en la denominación geográfica protegida Viños da Terra do Barbanza e Iria. Sin embargo, la previsión es que sí tenga una alta calidad. El motivo lo explica el cultivador boirense Antonio Saborido: «Hai menos acios por cepa, o que propicia que a gradación alcohólica sexa maior e iso favorece a maceración».

Comenta el productor que existe bastante desigualdad en las plantas, de forma que hay uvas que ya son lo suficientemente grandes, mientras que otras todavía están creciendo: «Purgaron en tempos distintos». Asegura Saborido que algunos racimos podrían vendimiarse a principios de septiembre, pero que será preciso aguardar a que el conjunto estén en óptimas condiciones: «Existe diferenza, pero non un gran desequilibrio».

La descripción que realiza el bodeguero pobrense Francisco Crusat es muy similar: «La cosecha será relativamente escasa porque hay menos racimos que en temporadas precedentes». En cuanto a las características del vino, manifiesta: «La maduración del fruto en lo que queda de agosto será determinante. Al tener las cepas menos racimos para criar, los existentes deben ser de muy buena calidad».

Crusat comenta que, en parte, la producción se ha visto mermada por la aparición de la enfermedad mildiu. Explica que no se trató de algo generalizado, sino que ocurrió en sitios concretos.

Las amenazas no cesan y, ahora, la gran preocupación es que la humedad favorezca la aparición de un hongo, botrytis, que ataca los órganos verdes de la cepa y ocasiona la podredumbre. Comenta Antonio Saborido que «coa choiva nestas épocas é doado que xurda».

Asimismo, subraya que entre las variedades más propensas figuran el raposo, precisamente una de las específicas de la denominación Viños da Terra, treixadura y godello.

Para evitar que el hongo merme todavía más la producción, Francisco Crusat aconseja la administración de un fitosanitario con el fin de proteger las uvas ante la nueva sucesión de jornadas con unas condiciones climatológicas cambiantes.

Las ventas

Aunque la cosecha de este otoño puede ser inferior a la de temporadas precedentes, Viños da Terra posee entre sus cualidades la de realizar poca cantidad de vino, cuidando mucho la calidad.

Tanto Antonio Saborido como Francisco Crusat están satisfechos con las ventas, dado que logran dar salida a la totalidad de su producción.

El boirense cuenta con distribuidores en Santiago y A Coruña, al tiempo que promociona su producto asistiendo a ferias. Explica que Internet está sirviendo de plataforma de venta: «Teño pedidos de Valencia, Cidade Real e ata de Logroño».

En cuanto a Crusat afirma: «Nuestra bodega va mejor de lo esperado. Estamos vendiendo para Nueva York, California, Columbia, Quebec, Inglaterra e Irlanda. Por lo que respecta a España, hemos conseguido ampliar el número de distribuidores.

A esto se suma que vinos de la bodega se han aupado a los primeros puestos en prestigiosos certámenes de ámbito internacional en estos años.

La implicación de las nuevas generaciones garantiza el relevo

Hay hijos que siguen los pasos de sus padres en cuanto a aficiones y así sucede con Francisco Crusat y Antonio Saborido, que tienen relevo en sus hijos José y Nuria, respectivamente. El primero es el artífice, entre otras, de las variedades Komokabras y Vulpes Vulpes, que tienen una gran acogida en los mercados y obtienen elevadas puntuaciones en las catas. Además, José Crusat lleva a cabo un intenso trabajo en la consecución de distribuidores y en la difusión por Internet.

Por lo que respecta a Nuria Saborido, ha realizado un curso superior de vitivinicultura y enología, poniendo de manifiesto que la indicación geográfica de Viños da Terra todavía tiene un largo camino por recorrer.

Ambos bodegueros se muestran satisfechos de que sus descendientes se interesen por el cultivo de la vid. Cabe señalar que ambos fueron los artífices de la consecución de la denominación para la zona. El gran reto continúa siendo que la afición crezca en Arousa norte e Iria para que la producción de vino se convierta en una alternativa económica real.

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
1 votos
Comentarios

Viños da Terra prevé una cosecha escasa, pero de elevada calidad