Una huerta pequeña, verde y rentable

Francisco López optó por ampliar su actividad hace veinte años cuando, en lugar de comprar más cuota láctea para su explotación de A Pastoriza, pensó en combinar la leche con los cultivos ecológicos. Su granja es la prueba de que este tipo de producción es rentable sin plantar grandes superficies.


vilalba / la voz

De una encrucijada puede salir un nuevo camino. Hace unos 20 años, cuando las multas por supertasa no eran extrañas en las explotaciones ganaderas, Francisco López se vio en la disyuntiva de comprar más cuota láctea o de reducir la producción buscando más valor añadido. Pesó más la segunda posibilidad, su explotación se orientó a la producción ecológica, y la actividad ganadera se completa hoy con la agricultura.

El ganado vacuno no solo no ha desaparecido, sino que Casa Ánxel, nombre de la explotación, cuenta en estos momentos con una cabaña de más de 60 vacas. Pero además, en un municipio de perfil ganadero tan marcado como A Pastoriza, ha iniciado y asentado una actividad hoy menos presente, la agricultura, produciendo hortalizas que envía fuera de Galicia. Tomates, calabacines y pimientos de varias clases son los cultivos de esta época del año, mientras que las lechugas ocuparán protagonismo a medida que entre el otoño.

El balance de los años pasados desde que dio el salto a este modo de cultivo es satisfactorio: en primer lugar, porque, dice López, se evita el uso de productos que podrían resultar perjudiciales para la salud; en segundo, porque se constata -«por sorte», apunta- que la gente joven va mostrando unas pautas de consumo que valoran este comportamiento.

Lo que, en cambio, le parece difícil es aumentar su superficie de producción, ya que en un municipio como A Pastoriza no abundan las fincas disponibles. Otro asunto que, dice, tampoco resulta fácil, especialmente en consumidores de cierta edad, es vencer la inercia que identifica los productos de aldea con un modo de producción prácticamente ecológico. López subraya que en una zona rural pueden utilizarse productos fitosanitaros como en cualquier otra.

Por el contrario, reconoce que con la producción ecológica puede ganarse algo más que con la considerada convencional. En el aspecto económico está también un asunto que puede alejar a potenciales clientes. López admite que los productos ecológicos son en España más caros que en países como Alemania, aunque también cree que en el mercado está la solución. Opina que una mayor demanda podría incrementar la oferta y generar precios más bajos. «A produción ecolóxica non pode ser un privilexio de catro ricos», subraya López, que lamenta que sus cultivos acaben vendiéndose fuera de Galicia.

La patata fue el primer cultivo, y se abandonó luego

López comenzó en la agricultura ecológica con el cultivo de patata. Recuerda que tenía salida y agrega que hay más demanda que oferta; sin embargo, llegaron los problemas derivados de la polilla guatemalteca, A Pastoriza entró en la zona en la que se prohibió el cultivo, y López descarta recuperarlo cuando se permita de nuevo. Explica que debería buscar nuevos clientes, lo que equivaldría a «empezar de cero outra vez».

Una tendencia de la sociedad que constituye algo más duradero que una moda

En su condición de presidente del Consello Regulador da Agricultura Ecolóxica (Craega) y con el uso de datos de los últimos años, López sostiene que la producción ecológica aumenta y que ese incremento es más profundo que si se tratase de una simple moda. El consumidor, dice, debe saber que detrás de un cultivo ecológico hay un proceso totalmente manual: «Non se trata de coller un tractor e botar un pulverizador», explica. También apunta que algunas cuestiones están ya afianzadas en la sociedad: «O cambio climático non é ningún conto, xa se ve que é unha realidade», asegura.

Además afirma que en sectores como la ganadería el salto al modo ecológico tentará a dueños de explotaciones por una cuestión económica. López recalca que algunas etiquetas -de marcas privadas, dice- presentan ante el consumidor un determinado tipo de leche que resalta el cuidado de la producción, aunque agrega que los beneficios para las granjas son menores que si deciden orientarse a la producción ecológica.

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
17 votos
Comentarios

Una huerta pequeña, verde y rentable