Abren la puerta a la entrada de los alimentos de cercanía y ecológicos en los comedores escolares

Medio Rural defiende la idea como medio de fomentar la alimentación saludable creando, al mismo tiempo,  una actividad económica sostenible en el campo


redacción

Su cultivo es una forma de potenciar un medio rural activo capaz de producir una red económica sostenible que mantenga población en el rural. Pero han de tener mercado para que los agricultores apuesten por ellos. Son los alimentos de cercanía o kilómetro cero y los que están avalados por los parámetros que rigen la agricultura ecológica a los que administraciones como la Consellería de Medio Rural, a través de la Axencia Galega de Desenvolvemento Rural (Agader) quieren abrir la puerta de los comedores escolares en Galicia. De ahí la idea de trabajar codo con codo con los departamentos de Educación, Medio Ambiente y Pesca de la Xunta para lograr ese objetivo.

De eso hablaron al menos en la apertura de un curso de extensión universitaria Comedores Escolares Ecolóxicos, que se celebra en el concello ourensano de Allariz. Organizado por la Universidade de Vigo, cuenta además con el apoyo del Grupo de Desenvolvemento Rural das Mariñas-Betanzos, que en su momento desarrollo una idea piloto de comedor ecológico en una escuela infantil de A Coruña. otra idea de este tipo también se desarrolló en Allariz a través de la Reserva da Biosfera do concello ourensano. 

El director xeral de Agader explicó durante la apertura del aula que con la introducción de estos alimentos en los comedores escolares «estamos a traballar nun conxunto de obxectivos moi ambiciosos e relacionados entre si como son o fomento de hábitos alimentarios saudables e sostibles, a potenciación dos sistemas de produción ecolóxica, a diminución da pegada ambiental dos sistemas alimentarios e o apoio á economía local de desenvolvemento da contorna».

El consumo sostenible impulsa el emprendimiento en el rural

María Cedrón

El alza de la demanda de productos bio o de proximidad ha hecho florecer en Galicia explotaciones que fijan población en el campo. Las grandes empresas también fomentan esta tendencia

«¿Dónde puedo comprar esa verdura? El tema me interesa mucho porque solo compro alimentos orgánicos o de proximidad». Lourdes vive en A Coruña, pero es de Madrid. Aunque cree que su relación con el medio rural gallego es nula, o únicamente se limita a hacer de vez en cuando una ruta por el monte, se equivoca. Porque cada vez que se acerca a la tienda y elige una verdura cultivada en una huerta ecológica de Galicia o una carne criada en extensivo en una explotación artesanal, contribuye a frenar el abandono del campo y a estimular la economía en los concellos rurales de la comunidad. Y cada vez son más los consumidores que, como ella, se han sumado a esa tendencia.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Abren la puerta a la entrada de los alimentos de cercanía y ecológicos en los comedores escolares