Patrocinado por

Vendimia a vista de dron

Javier Armesto Andrés
javier armesto REDACCIÓN / LA VOZ

AGRICULTURA

CARLOS RUEDA

Las aeronaves no tripuladas son ya una herramienta clave para la agricultura de precisión en viñedos

11 sep 2017 . Actualizado a las 05:00 h.

Las altas temperaturas del verano han provocado que este año la vendimia se haya adelantado un mes en muchas regiones españolas, provocando una mejora en la calidad pero una disminución en la producción. Con una meteorología tan cambiante, monitorizar y gestionar las cosechas de forma óptima es esencial para aumentar el rendimiento y lograr la sostenibilidad. Las bodegas lo saben y por eso aplican desde hace tiempo técnicas de agricultura de precisión en las que los drones juegan un papel fundamental.

La compañía francesa Parrot es uno de los líderes en este sector y desde el 2012 desarrolla drones, sensores, software y servicios específicos para la agricultura. La última herramienta lanzada para este cometido es el Disco-Pro, un ala delta volante -un robot con forma de avión- dotada de un potente motor y una batería de larga duración que puede cubrir 80 hectáreas a 120 metros de altura en un solo vuelo.

Con una estructura ligera de carbono y PPE (polipropileno expandido), la estabilidad del dron es gestionada por un ordenador integrado, que adapta la configuración del vuelo continuamente para evitar que se pare. Tras el ala están escondidos un sensor multiespectral con GPS, un sensor equipado con una cámara RGB (de 16 MP) y una memoria interna de 64 GB para almacenar las imágenes grabadas. Encima del ala hay un sensor de luminosidad que ajusta automáticamente la información recopilada.