Las lluvias causaron los primeros arrastres en los montes quemados

Urge retirar la madera calcinada y está previsto que los trabajos arranquen el lunes


Noia / la voz

Cuando se declara un incendio de grandes dimensiones, lo que más preocupa es atajarlo para que afecte a la menor superficie posible, pero automáticamente, una vez que las llamas están apagadas, todos los esfuerzos se dirigen a evaluar los daños y buscar la forma de evitar que se vean agravados con la llegada de las lluvias. Sin embargo, eso no es tarea fácil, sobre todo cuando las precipitaciones hacen su aparición tras meses de sequía y con la intensidad con la que lo hicieron esta semana. De hecho, aunque apenas llovió un par de días, ya se han registrado los primeros arrastres de ceniza en los montes calcinados este verano en Porto do Son.

Por ahora, esos arrastres no han afectado a vías de comunicación importantes como puede ser la carretera comarcal, pero sí a núcleos como Cabrais, en Xuño, donde se originó uno de los focos que el pasado agosto arrasaron centenares de hectáreas de monte y pusieron en peligro decenas de viviendas. También se han detectado problemas por la ceniza tras las primeras lluvias en la zona de Bistipoi.

La intensidad de las precipitaciones de los últimos días anticipa lo que puede venir con el inicio del otoño, por lo que urge comenzar a trabajar sobre el terreno para evitar, en la medida de lo posible, riadas y arrastres. El presidente de la comunidad de montes de Caamaño hablaba ayer de este particular al señalar que lo más importante «é sacar a madeira queimada do monte porque despois iso é unha peste».

Por su parte, el alcalde sonense, Luis Oujo, apremió a empezar a actuar ya: «Urxe moitísimo empezar, viñeron dous días de chuvia e xa houbo os primeiros arrastres».

De inmediato

Precisamente, para hablar de los trabajos que se van a llevar a cabo, así como del impacto que pueden tener sobre el terreno los arrastres de ceniza, ayer se celebró una reunión en Porto do Son a la que acudieron técnicos de la Xunta y del distrito junto a comuneros, ganaderos, comunidades de aguas, apicultores y demás colectivos afectados por el fuego, tanto en el municipio sonense como en el ribeirense. En ese encuentro, se informó a los interesados del inminente inicio de las actuaciones.

La previsión es que las tareas para recuperar el monte calcinado comiencen este lunes. También se han estado tomando muestras del terreno afectado por el fuego para determinar el grado de los daños sufridos y de este modo establecer qué tipo de medidas deben aplicarse en cada zona para su regeneración.

Entre las primeras intervenciones que se acometerán figura la creación de un pastizal en Xuño para que pueda alimentarse el ganado con hierba fresca, así como la construcción de cierres para las reses. También son prioritarias las actuaciones de consolidación de la superficie quemada mediante el uso de paja, pero para eso es necesario retirar antes los árboles calcinados en el incendio. Parte de esa madera no sirve para su venta, así que se pretende triturarla para aprovecharla.

El arreglo de pistas forestales dañadas por el paso de la maquinaria para sofocar las llamas y la limpieza de cunetas para evitar que se atasquen y desborden con la lluvia son otras de las tareas que se llevarán a cabo en las próximas semanas.

Encuentros periódicos

Según destacó Oujo, todo esto se hará yendo de la mano de los afectados, de manera que está previsto mantener una serie de reuniones periódicas para explicar el avance de los trabajos y valorar qué se puede hacer de cara al futuro para evitar otra catástrofe como la de este verano.

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
1 votos
Comentarios

Las lluvias causaron los primeros arrastres en los montes quemados