Patrocinado por

Los silos de cereal de Arxeriz, un patrimonio excepcional

Francisco Albo
francisco albo MONFORTE / LA VOZ

AGRICULTURA

CARLOS RUEDA

Los hallazgos en el castro de O Saviñao sorprenden a los especialistas

15 ago 2015 . Actualizado a las 05:00 h.

El hallazgo de tres construcciones que podrían ser graneros de cereal en el castro de Arxeriz -en el municipio de O Saviñao- es un descubrimiento arqueológico de un carácter prácticamente único en Galicia. Así lo cree el arqueólogo Xabier Moure, autor de un extenso inventario del patrimonio lucense y del blog O Noso Patrimonio, en el que está catalogado un gran número de yacimientos de toda la comunidad. «Os silos para almacenamento de cereal son moi escasos nos xacementos prehistóricos galegos e o máis notable é que aparezan tres construcións deste tipo no mesmo lugar», explica. «O castro de Arxeriz está proporcionando uns achados moi interesantes desde que comezaron as escavacións e estas estruturas danlle aínda moito máis valor», agrega.

En todo el territorio del sur lucense, apunta por otra parte el investigador, solo está documentado otro yacimiento prerromano en el que conste la existencia de un silo de cereales. Pero además -a diferencia de lo que sucede con las construcciones del castro de Arxeriz-, la ubicación de estos restos no es fácil de determinar en la actualidad.

Moure señala que en los años treinta se publicaron referencias sobre unos vestigios arqueológicos descubiertos en la localidad de A Eirexe, perteneciente a la parroquia de Rendar, en el municipio de O Incio. «Segundo a documentación, o achado foi feito nun lugar chamado Tras da Aira, onde apareceron tamén algúns torques e outras pezas de adorno, así como fragmentos de cerámica e muíños de man», explica a este respecto. «O xacemento está considerado como un castro, pero parece que no lugar tamén apareceu un machado de pedra pulimentada, polo que me dá a impresión de nese sitio tamén pode haber restos de épocas anteriores á cultura castrexa», indica por otro lado.

Ubicación incierta

Moure dice asimismo que hace algunos años visitó el pueblo de A Eirexe con otros investigadores y trató de localizar los restos del supuesto granero de cereales, pero sin conseguirlo. «Preguntamos a algúns veciños, pero non foi posible encontrar a construción e o lugar está moi alterado polos labores agrícolas», señala el arqueólogo.

Además de este yacimiento casi olvidado de O Incio, Moure tiene constancia de muy pocos otros sitios arqueológicos gallegos en los que se haya documentado la presencia de silos de cereal. Entre estas escasas muestras menciona los yacimientos de Viladonga -Castro de Rei-, Baroña -Porto do Son-, Monte Buxel -Pazós de Borbén- y el castro de San Tomé, en Ourense.

Indicios de una antigua población de grandes dimensiones

En opinión de Xabier Moure, el hecho de que en el castro de Arxeriz se hayan descubierto tres posibles muestras de arquitectura agrícola diferencia a este yacimiento de otros sitios arqueológicos gallegos en los que también se han hallados antiguos depósitos de cereal. «Iso sorpréndeme moito porque é rarísimo encontrar algo así e que haxa non só unha senón tres construcións paréceme unha mostra de que este asentamento debeu de ser moi importante», apunta el investigador.

Moure señala que según todos los indicios, estos almacenes de cereal eran construcciones de uso comunitario en las poblaciones de la época castreña. «O feito de que haxa tres depósitos deste clase no mesmo lugar suxire que houbo un poboamento numeroso», añade. El investigador espera que en el terreno puedan encontrarse pólenes fosilizados que ayuden a saber qué tipo de cereales cultivaban los habitantes del castro.

Grandes dimensiones

Este parecer es compartido por José Antonio Quiroga, director del Ecomuseo de Arxeriz, en cuyos terrenos se encuentra el castro que ahora está siendo excavado por iniciativa de la Fundación Xosé Soto de Fión, que gestiona este centro. A su parecer, el tamaño y la complejidad de las estructuras urbanas que se están poniendo al descubierto en el yacimiento indica que esta población tal vez no deba ser considerada como un simple castro de poblamiento y que pudo tener unas dimensiones comparables a las de las citanias existentes en otros lugares de Galicia.