El atractivo de la «esfolla»

Escolares del Alcalde Xosé Pichel de Coristanco conocieron uno de los trabajos agrarios tradicionales del otoño

También hubo reparto de filloas y follados de maíz.
También hubo reparto de filloas y follados de maíz.
la voz

Los alumnos de infantil del colegio Alcalde Xosé Pichel de Coristanco tuvieron el viernes la oportunidad de conocer de cerca uno de los trabajos más tradicionales de esta época del año en las casas de los agricultores. Aunque muchos de los escolares proceden de ambientes rurales, lo cierto es que para muchos la esfolla del maíz fue una novedad.

José Pardiñas, abuelo de uno de los escolares, se encargó de enseñar a los pequeños los secretos de esta labor, que consiste en dejar limpias las espigas para guardarlas en los hórreos. La demostración corrió a cargo de Josefina Peña y María y Pilar Calvo, que montaron una meda que llamó mucho la atención de los pequeños, de entre tres y cinco años de edad. Algunos tuvieron la oportunidad de probar cómo se hace para eliminar las hojas de las mazorcas, debidamente adiestrados por las abuelas que llevaron al centro no solo su técnica, sino también los sabores con los que se sacia el hambre tras el duro trabajo. Para cada pequeño hubo una filloa de trigo y un pedazo de follado de harina de maíz. Un mundo que se bate en retirada.

El proyecto del centro educativo coristanqués en Voz Natura está centrado en el huerto ecológico, aunque realizarán otras actividades relacionadas siempre con la agricultura y el cuidado del medio ambiente. Todos los alumnos del centro están implicados en el cuidado del entorno.

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
0 votos

El atractivo de la «esfolla»