Patrocinado por

Las lluvias dificultan el almacenamiento del purín

x. r. alvite MAZARICOS / CORRESPONSAL

AGRICULTURA

ALVITE

En Mazaricos y Lousame, las fosas están al límite de su capacidad porque la lluvia impide abonar las fincas

16 feb 2014 . Actualizado a las 07:00 h.

El purín empieza a convertirse en una verdadera preocupación para la mayoría de granjas de la zona. Las intensas e incesantes lluvias de los últimos meses han provocado que los ganaderos se encuentren con serias dificultades para almacenar el purín de sus vacas, debido a que el encharcamiento de las fincas les impide su aplicación. En municipios eminentemente ganaderos, como Mazaricos o Lousame, resulta relativamente sencillo encontrarse con fosas al límite de su capacidad o incluso con algunas donde los desperdicios ya rebosan.

«Habitualmente, nesta época do ano é cando se enxurra e as foxas debían estar practicamente baleiras. O que pasa é que con toda a chuvia que caeu é imposible que os tractores poidan entrar en moitas fincas», apunta un productor lácteo mazaricano que dispone de un pozo con una capacidad de más de 1.200 metros cúbicos que prácticamente está completo.

El Código galego de boas prácticas agrarias, única normativa gallega sobre el uso de este tipo de fertilizantes, desaconseja la aplicación de purines en fincas encharcadas o en épocas de lluvias constantes por el riesgo que ello supone de infiltración en el terreno o escorrentía hacia ríos o zonas especialmente sensibles. El incumplimiento de estas recomendaciones, recogidas en la ley de aguas estatal y la directriz europea relativa a la protección de las aguas contra la contaminación producida por nitratos utilizados en la agricultura, puede conllevar sanciones superiores a los 30.000 euros.