Patrocinado por

La piedra milagrosa que hacía llover y salir el sol

carlos rueda / francisco albo MONFORTE / LA VOZ

AGRICULTURA

Un túmulo megalítico que sobresale en el terreno
Un túmulo megalítico que sobresale en el terreno

El campo de mámoas de Santa Mariña es escenario de una peculiar tradición

20 nov 2013 . Actualizado a las 14:04 h.

El monte de Santa Mariña -al este del municipio de O Incio, en el límite con Samos y Sarria- es especialmente conocido por su valor arqueológico. En el lugar existe un conjunto de más de cuarenta mámoas o dólmenes que desde el 2006 goza de la categoría de bien de interés cultural. Pero el paraje también es escenario de una singular tradición bastante menos conocida, la Pedra do Tempo, aunque se conserva en la memoria de los vecinos de los pueblos de la zona.

Para llegar a este lugar hay que salir de localidad de Buxán -en O Incio- por la carretera que lleva a Santa Cristina do Viso. En el kilómetro 1,2 abandonamos el asfalto y nos desviamos a la izquierda por una pista de tierra que asciende hasta la cumbre del monte de Santa Mariña, situada en el kilómetro tres. En este punto se empata con otra pista de tierra. Hay que torcer a la derecha y caminar por ella unos trescientos metros hasta la altura de un camino que sale a nuestra izquierda. Tomamos este nuevo vial que da acceso a varias mámoas y al lugar donde se encuentra la Pedra do Tempo, situado a unos cien metros.

La Pedra do Tempo consistía en una gran losa de pizarra que se mantenía en posición vertical con la ayuda de otras piedras de menor tamaño. Según recuerda Álvaro Pereiro, un vecino de Buxán que oyó contar esta tradición a sus abuelos, en tiempos existía la creencia de que cuando la losa era removida y colocada verticalmente dejaba de llover. Esto se hacía habitualmente en primavera. En septiembre la piedra era tumbada de nuevo sobre el suelo para que volviesen las lluvias. Pero para que la milagrosa virtud de la Pedra do Tempo fuese efectiva, era preciso que se pusiesen de acuerdo para levantarla o para tumbarla los vecinos de las cinco parroquias del contorno: Santa Cristina do Viso, Toldaos y Reboiro -en O Incio-, Loureiro -en Sarria- y Teibilide, en Samos. «Pero poucas veces funcionaba, porque era raro que se puxesen de acordo as cinco parroquias ao mesmo tempo», explica Pereiro.