Patrocinado por

«Dígalle ao alcalde que non tire tanto para Allariz»

JESÚS MANUEL GARCÍA OURENSE / LA VOZ

AGRICULTURA

Concepción compra el pan ante la atenta mirada de su esposo y vecinos.
Concepción compra el pan ante la atenta mirada de su esposo y vecinos. miguel villar

César Fernández lleva 63 años viviendo en la aldea que le vio nacer

10 mar 2013 . Actualizado a las 06:00 h.

En Casaldoira (Allariz), el silencio de la mañana es casi absoluto. Tan solo lo rompen, por momentos, un abejorro que vuela entre una enredadera y el caño de agua fresca que de la fuente sale, timbrada con una placa donde consta que es obra del Movimiento.

César Fernández lleva viviendo 63 años en su aldea. «A vida aquí é boa, o pobo foi sempre así, de pouquiños veciños», relata. Un día normal para él consiste en «facer a horta e pouco máis». Lo normal es que durante el año residan cinco vecinos. Viven todos satisfechos. En la aldea no hay bar, no hay comercio, pero sus habitantes se sienten felices. «Aquí hai pouco sitio e logo se atopa un cos demáis», dice este veterano que vive solo.

César cuenta que en un pueblo tan pequeño aún podía haber más trabajo, y se refiere a eliminar silvas. César no se jubiló todavía pero no vive de la agricultura. Las casas en Casaldoira son de piedra, hay algunos hórreos. Las calles son de hormigón pero quieren que el alcalde de Allariz les arregle la entrada al pueblo, que está levantada, y que les entube el agua de una canaleta para ensanchar la vía principal.