Patrocinado porPatrocinado por

Experimentan el riego por goteo en viñas de la Ribeira Sacra

Francisco Albo
francisco albo MONFORTE / LA VOZ

AGRICULTURA

El proyecto corre a cargo de la Escola Politécnica de Lugo

18 oct 2012 . Actualizado a las 07:00 h.

La Escola Politécnica Superior de Lugo experimenta en la Ribeira Sacra y en otras zonas vinícolas de Galicia el uso de diversos sistemas de riego adaptados especialmente a los viñedos. Las pruebas se llevan a cabo en viñas de las bodegas Guímaro -en la parroquia soberina de Doade-, Lagar de Cervera (Rías Baixas), Viña Fornos (Valdeorras) y Terra do Gargalo (Monterrei), así como en una finca de la comarca del Bierzo perteneciente a la empresa Luna Berberide.

Los trabajos tienen por objetivo, por una parte, averiguar cuáles pueden ser las ventajas que ofrecen para los viñedos los sistemas de riego por goteo -soterrado y aéreo- y determinar el número de horas de riega más conveniente en cada etapa del desarrollo de los viñedos. Asimismo, se estudia el uso de fertilizantes a través del agua de riego con el fin de reducir al mínimo el impacto ambiental que puede acarrear la aplicación convencional de estos productos.

La investigación está siendo desarrollada por un equipo de la Politécnica lucense dirigido por los profesores Benjamín Rey y Javier Cancela, con el apoyo de otro grupo de la Estación de Viticultura e Enoloxía de Galicia. Los responsables del proyecto señalan que el riego se está extendiendo cada vez más entre los productores gallegos, «pero un uso inadecuado da auga pode provocar graves efectos». Por esta razón -añaden- «é preciso determinar canta auga necesita a vide e cando é o momento máis idóneo para a rega, algo fundamental para non prexudicar a calidade do mosto e garantir un bon nivel produtivo».

Paliar la falta de lluvias

Un aporte suplementario de agua de riego, agregan por otra parte los investigadores, puede hacer que los efectos de la escasez de lluvias «non deixen pegada nin na produción de uva nin na súa calidade».

Los promotores tienen previsto ampliar estos estudios a otros cultivos, como los de kiwi y frutos rojos, así como a los viveros. El estudio es subvencionado por el Plan Nacional de I+D+i y cuenta con la colaboración de diversas empresas.