Patrocinado por

Una muralla de más de ocho metros de alto

La Voz

AGRICULTURA

Ángel Concheiro habló sobre el castro de As Barreiras.
Ángel Concheiro habló sobre el castro de As Barreiras. casal

29 sep 2012 . Actualizado a las 07:00 h.

Ángel Concheiro, coordinador de las jornadas sobre los castros, fue el primer conferenciante. Abrió su intervención en clave divulgativa para contextualizar el resto de las quince charlas que los asistentes podrán escuchar hasta el mediodía del domingo. La presentación, que tuvo apoyo gráfico, se centró en dar a conocer las principales fases de la Edad del Hierro para enmarcar las intervenciones de hoy y mañana.

Sin embargo, el grueso de la conferencia fue sobre el castro de As Barreiras, en el que el arqueólogo ha trabajado en cuatro campañas. En este sentido señaló que el del yacimiento de Ogas es el único caso en el que se ha intervenido de forma continua durante tantos años, aunque también destacó que todavía queda mucho trabajo que realizar. Aclaró que los sondeos realizados hasta el momento dan a entender que todo el castro está construido y que parece muy monumental. De hecho señaló que la parte exterior de la muralla tiene ocho metros de altura en algunos puntos. Además se trata de una construcción defensiva muy sofisticada, puesto que tiene un primer parapeto que va seguido de un foso y un terraplén. Otra de las características que hacen muy especial As Barreiras es que se trata de un castro que se encuentra en un valle, algo muy poco común, ya que en la Edad del Hierro preferían la ventaja defensiva que ofrecen los lugares elevados. La localización del yacimiento podría deberse a la importancia que la agricultura tenía para sus pobladores. Probablemente, según explicó Ángel Concheiro, se trataría de una comunidad con muchos conocimientos sobre cultivos, aunque para saber eso sería necesario profundizar en las excavaciones.

Con respecto al material encontrado en las distintas campañas, el arqueólogo señaló que todos los restos son prehistóricos y que no se encontraron vestigios de la cultura romana, aunque sí hay pruebas de que los pobladores de Ogas tenían relaciones con otras comunidades del valle del Ulla, de Borneiro y de Mazaricos. También entraron en contacto con grupos de las Rías Baixas, que era la zona más dinámica.