El fiel granero de otras épocas

Una etnógrafa marinense compila en un catálogo digital centenares de hórreos de toda Galicia, entre los que se encuentran más de una decena de Deza y Tabeirós


El patrimonio etnográfico está conformado por múltiples tesoros más o menos conocidos por la población. Algunos se esconden bajo siete llaves, para disfrute particular. Otros se convierten en polo de atracción, incluso turística, aglutinados en museos o por su presencia en lugares públicos, al aire libre. Desde aperos de labranza a mobiliario, desde molinos a hórreos. Y estas típicas construcciones del rural, antigua despensa para almacenar, secar y conservar el grano, centraron los esfuerzos durante más de cuatro años de la etnógrafa marinense Beatriz de la Torre, que ha catalogado centenares de estos graneros en toda Galicia con la colaboración del fotógrafo Fernando Rodríguez. Entre esos múltiples ejemplos de estas joyas arquitectónicas que aparecen la recién presentada página web, www.horreosdegalicia.com , trece en Deza y Tabeirós.

El catálogo digital recoge cientos de hórreos, clasificados en función de sus medidas, partes y localización, con un mapa indicativo para fomentar el disfrute de este tipo de construcciones por la gente. De las trece construcciones de las comarcas hay cinco el municipio de A Estrada (dos en Mota, uno en Oca, uno en Riobó y otro en Souto de Vea), tres en Lalín (dos en los lugares de Gandariz y otro en Galegos), también tres en Agolada (uno en Feiranova, uno en Ventoso y otro en Quintela), uno en el lugar de Bagarela (Rodeiro) y uno en Lamela (Silleda). Todos presentan unas características más o menos relevantes, destacando uno de Mota, con diez claros, entre los más grandes de Galicia o el de Bagarela, de varas de madera y paja.

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
1 votos

El fiel granero de otras épocas