Medio Ambiente sigue esperando que el Ayuntamiento elija una ubicación para la depuradora


Los cincuenta millones de euros que se calcula que costará la nueva depuradora de aguas residuales de Ourense aún deben esperar en las arcas del Estado. El estudio de alternativas encargado para elegir su ubicación lleva casi cuatro meses de retraso -debía estar terminado el pasado noviembre-, aunque el alcalde dijo ayer que es «cuestión de días» su finalización.

En cualquier caso, la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, dijo ayer que «esté donde esté», la depuradora no provocará malos olores ni ruidos porque estará equipada «con las mejores tecnologías disponibles», según precisó. Narbona aprovechó su estancia en la capital para repasar las inversiones previstas por su departamento en la capital. Lo primero que hizo fue visitar las obras del saneamiento de la margen derecha del Miño. Respecto a ellas dijo que cuando comenzó la legislatura solo se había ejecutado un 5% y que el actual ejecutivo había recuperado el tiempo perdido.

Entre los proyectos de Medio Ambiente Narbona destacó, asimismo, el pacto firmado con el Concello para garantizar el abastecimiento de agua -dijo que en tres meses estaría listo el estudio previo-, el protocolo de colaboración para facilitar el saneamiento a los núcleos incluidos en Red Natura y el centro de interpretación de los parques naturales.

Laguna de Antela

En otro orden de cosas, la ministra indicó que el estudio encargado para programar la recuperación parcial de la laguna de Antela está prácticamente rematado y dijo que la actividad agrícola estará garantizada, al igual que con la Zona de Especial Protección de Aves (Zepa) prevista en A Limia.

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
0 votos

Medio Ambiente sigue esperando que el Ayuntamiento elija una ubicación para la depuradora