Patrocinado porPatrocinado por

Cada gallego consume 42 kilos de carne al año, tres menos que hace una década

La Voz

SOMOS AGRO

EFE / Antonio Garcia | EFE

La comunidad lidera el consumo de aceite de oliva o chocolate y se encuentra a la cola en el de cerveza o legumbres

11 jul 2024 . Actualizado a las 09:46 h.

Los gallegos somos cada vez menos carnívoros. Si hace escasamente una década, la comunidad encabezaba el ránking nacional en cuanto a consumo de carne por habitante con algo más de 55 kilos, en la actualidad esa cifra se sitúa en apenas 42. Con todo, se sigue superando ligeramente la media estatal situada en 41,11 kilos, una cantidad que sobrepasa con creces Navarra (49 kilos), Castilla y León (48,2 kilos) y La Rioja (47,8) que se sitúan como las que registran un mayor consumo per cápita. En el otro extremo, figuran Extremadura y Canarias con apenas 34 kilos por persona y año.  

En lo que no ha habido variaciones es en el gusto que, debido en buena medida a los hábitos alimentarios tradicionales, sigue existiendo entre los gallegos por las carnes frescas, en detrimento de las congeladas o las transformadas. De hecho, el 76 % de la chacina total que se gasta en la comunidad _uno de los porcentajes más elevados de todo el territorio nacional_ no se ha visto sometido a ningún proceso de conservación distinto de la refrigeración, circunstancia que según se recoge en varios estudios, además de conservar mejor sus cualidades organolépticas, permite aumentar sus beneficios para la salud. Sensiblemente diferente es la consideración que los gallegos parecen tener sobre las carnes transformadas. De hecho, su ingesta media se sitúa en 9,3 kilos anuales, la cifra más baja de entre todas las comunidades.  

En cuanto a la variedad preferida, sigue sin haber discusión. La carne de cerdo _la demanda se dispara hasta los 12,3 kilos anuales_ sigue siendo mayoritaria en Galicia, aunque en los últimos años se ha registrado un retroceso que supera el 10%. El doble de este porcentaje es lo que ha ganado la de pollo cuyo peso en la dieta ya se eleva hasta los 11,5 kilos anuales. Detrás del repunte que registra su consumo parecen estar razones como su precio competitivo y la percepción cada vez más extendida entre los consumidores de que la carne de ave resulta más saludable que otras. Circunstancia que, paradójicamente, no parece tenerse en cuenta a la hora de apostar por carnes como la de vacuno _cinco kilos por persona al año, dos menos que hace solo un lustro_ o la de ovino y conejo, variedades de las que los gallegos apenas comen 700 gramos. 

Son algunos de los datos recogidos en el Informe del Consumo Alimentario en España 2023 que señalan a los gallegos como los principales clientes de aceite, chocolate o patatas de todo el estado. En el primer caso el gasto anual se sitúa en 14,5 litros _casi cinco por encima de la media estatal_ de los cuales casi seis son de oliva y, de ellos, dos pertenecen a la variedad virgen extra. En términos económicos, según cálculos del Ministerio de Agricultura, cada residente en la comunidad destinó durante el año pasado algo más de 80 euros a la compra de aceite, una cantidad que previsiblemente se duplicará este año, toda vez que las cuentas oficiales establecieron en 2023 un precio medio de 5,50 euros por cada litro de aceite. En cuanto al chocolate, los gallegos figuran como los que realizan una mayor ingesta per cápita de todo el territorio nacional con 4,21 kilos, una cantidad que supera en un 32,5% al promedio español, lo que supone comer un kilo más que la media. Lo mismo sucede con las patatas de las que Galicia come tres kilos por persona más que la media de España.

La comunidad también figura por encima del promedio estatal en la ingesta de fruta fresca (86 kilos y medio por habitante), huevos (8,76 kilos al año, el equivalente a 130 unidades), galletas (algo más de seis kilos por persona) o leche líquida y derivados lácteos. De estos últimos productos, cada gallego consumió durante el año pasado algo más de 110 kilos, de los cuales 75 kilos pertenecían a leche líquida _la semidesnatada es la variedad más demandada_ y el resto principalmente a yogures (14,6 kilos per cápita) y queso (8,1 kilos).

El Informe del Consumo Alimentario en España 2023 también recoge aquellos productos que se encuentran menos presentes en la cesta de la compra de la mayoría de los gallegos. Es el caso de las legumbres donde la comunidad se encuentra a la cola de todo el territorio nacional con un consumo unitario de tan solo 2,55 kilos, prácticamente la mitad que el conjunto del estado. 

Otro tanto sucede con la cerveza de la que, según datos del estudio, cada gallego consumió 12,9 litros el año pasado, lejos de la media estatal situada en 19,3 litros y de los promedios registrados en Andalucía (24,4 litros) o Baleares (22,5 litros). Bien es cierto que este caso, el Ministerio de Agricultura también realiza una estimación del consumo realizado fuera de los hogares y ahí Galicia destaca como la comunidad más cervecera al promediar 27,5 litros per cápita, casi seis litros por encima de la media estatal.