Patrocinado porPatrocinado por

¿Pueden las protestas de los agricultores cambiar el plan estratégico de la PAC?

Somos Agro COFINANCIADO POR LA UNIÓN EUROPEA. LAS OPINIONES Y PUNTOS DE VISTA EXPRESADOS SOLO COMPROMETEN A SU(S) AUTOR(ES) Y NO REFLEJAN NECESARIAMENTE LOS DE LA UNIÓN EUROPEA. NI LA UNIÓN EUROPEA NI LA AUTORIDAD OTORGANTE PUEDEN SER CONSIDERADOS RESPONSABLES DE ELLOS

SOMOS AGRO

AEFA | EUROPAPRESS

El reglamento establece que los estados miembro pueden presentar, una vez al año, solicitudes a la Comisión para modificar algunos aspectos de la Política Agraria Común

23 feb 2024 . Actualizado a las 10:13 h.

Una de las grandes novedades de la nueva Política Agraria Común (PAC) 2023-2027 es que cada estado miembro tenía que contar con un Plan Estratégico de la PAC (PEPAC) en el que se indicaran las intervenciones o medidas que se iban a poner en marcha para alcanzar los objetivos de esta política común y del Pacto Verde Europeo. España fue uno de los primeros países en aprobar este documento. Posteriormente, en agosto del pasado año, la Comisión también dio el visto bueno a una reforma de este plan, puesto que está previsto en la normativa que el PEPAC pueda ser modificado. Ahora, tras las protestas de los agricultores, el ministro de Agricultura, Luis Planas, anunció esta misma semana que se está discutiendo con la comisión de seguimiento del plan para ver qué medidas de flexibilización de la PAC se van a solicitar a Bruselas y poder atender así las demandas del sector agroganadero.

Elaborar el plan estratégico no fue tarea sencilla. El diseño de las intervenciones que se incluyen en este documento está basado en un análisis minucioso del sector agrario y del medio rural en su conjunto, asegura el Ministerio de Agricultura. Porque de lo que se trata es de que la PAC responda mejor a los retos presentes y futuros, como el cambio climático o el relevo generacional, sin dejar de apoyar a los agricultores para conseguir un sector agrícola sostenible y competitivo. 

Pero este plan estratégico, a pesar de su importancia, no es inamovible. La PAC 2023-2027 cuenta también con un plan de seguimiento y evaluación, que proporciona información sobre la aplicación de esta política y, al mismo tiempo, permite evaluar la repercusión que el plan está teniendo en el sector, lo que ayuda a tomar decisiones para una mejora de la eficacia, la eficiencia y la coherencia del PEPAC y de todas las intervenciones que prevé. En base a esas informaciones, el Gobierno central puede solicitar, una vez al año, a la Comisión que modifique algunos aspectos del plan estratégico. 

Según explica el Ministerio de Agricultura, cada estado podrá presentar hasta un máximo de tres solicitudes de modificación del plan de carácter extraordinario durante su período de vigencia. Estas propuestas de cambio deben estar debidamente justificadas y exponer el impacto previsto en la consecución de los objetivos del plan. De hecho, España ya ha modificado una vez este documento. El 31 de julio del pasado año, el Gobierno presentó su primera propuesta de modificación, que buscaba acometer ajustes menores detectados a la hora de ejecutar la estrategia de intervención prevista en el plan estratégico, con el fin de facilitar su aplicación. Este cambio ya fue aprobado por la Comisión un mes después de haber sido presentado.

Ahora, la comisión de seguimiento del PEPAC está discutiendo si es necesaria una nueva modificación de este documento con el objetivo de atender las demandas que los agricultores españoles han presentado en las tres semanas que llevan de movilizaciones. Según aseguró el ministro, Luis Planas, la idea es ver qué medidas se pueden solicitar a Bruselas que contribuyan a flexibilizar la carga administrativa que la PAC implica para las explotaciones ganaderas. De esta forma, a lo largo del actual ejercicio, el Gobierno español podría solicitar una nueva modificación de este documento con el objetivo de que la PAC se adapte mejor a las necesidades del sector y no suponga una carga para el mismo.