Patrocinado por

Hay vida después de la jubilación para los eméritos del vino español

Luis Díaz
LUIS DÍAZ MONFORTE / LA VOZ

SOMOS AGRO

Promotores de la asociación, frente a Bodegas Muga, en la reunión que mantuvieron en Haro en el 2019
Promotores de la asociación, frente a Bodegas Muga, en la reunión que mantuvieron en Haro en el 2019

Un grupo de destacados investigadores se citan en la Ribeira Sacra para crear una asociación que transmita su experiencia

30 abr 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Todos tienen en común estar jubilados y haber desempeñado puestos de responsabilidad en importantes bodegas y organismos nacionales e internacionales relacionados con la viticultura y la enología. Ninguno se resigna a que la experiencia que acumularon durante su vida profesional en laboratorios, viñedos experimentales y salas de cata se evapore sin más. Los eméritos del vino español, como ellos se autodenominan, mantendrán una reunión en la Ribeira Sacra los días 18 y 19 de mayo. No se trata de verse de nuevo y compartir anécdotas. Siguen activos y quieren constituirse en asociación para que su voz siga presente para quienes quieran tomar nota.

«En el grupo podemos presumir de gente con mucha experiencia profesional que desempeñó cargos de gran responsabilidad. Nuestra idea es darle forma de asociación, con unos estatutos que recojan los fines que se persiguen y quiénes pueden formar parte de ella. Pensamos que es la forma de poder opinar con más peso en cuestiones de relevancia para el sector», dice Alfonso Losada, organizador del encuentro y exjefe del área vitícola de la Estación de Viticultura e Enoloxía de Galicia (Evega).

A lo largo de su trayectoria profesional, los integrantes del grupo tuvieron la oportunidad de conocerse y entablar amistad en congresos y jornadas técnicas. Ya jubilados, siguen viéndose al menos una vez al año para mantener vivo el interés que comparten por todo lo relativo a sus áreas de trabajo. La primera reunión fue en Madrid, en la Escuela Superior de Ingeniería de la Universidad Complutense, y la segunda tuvo lugar en la localidad riojana de Haro. Losada, uno de los promotores de la asociación, propuso la Ribeira Sacra para acoger este tercer encuentro, que inicialmente se iba a desarrollar en Navarra.