Abrir la ventana que da al jardín y toparse con un manto blanco cubriendo el césped es una imagen habitual en Galicia. Y no es nieve precisamente. Es la helada que cubre el campo y que, a veces, en las zonas donde no pega de frente el sol suele mantenerse hasta bien entrado el mediodía. En días como ese, la hierba no crece. Los nuevos modelos de la gama Automower® de Husqvarna, el 310 Mark II y 315 Mark II, lo saben gracias al sensor de heladas que incorporan y que les permite visualizar cuándo el césped está congelado. Por tanto, no saldrán a cortarlo. Y usted no tendrá que cambiar la configuración de la máquina para que no lo haga. Porque serán ellas las que lo harán de forma automática. Ese sensor antiheladas es una de las novedades que incorporan a las prestaciones que ya tienen sus hermanos menores, los modelos 305 y 405X, pensados para jardines más pequeños y que llevan en el mercado varios años. Otras funcionalidade de estos dos nuevos modelos son el temporizador de climatología y el corte sistemático para pasillos estrechos

El temporizador de climatología, por ejemplo, permite al cortacésped autoajustar su trabajo al crecimiento de la hierba. En primavera, cuando esta crece más, el Automower® trabajará más. Mientras que en verano, la máquina estará más aliviada. En invierno, cuando menos crece el césped, será la época en la que menos veces recorra la finca para mantenerlo a raya. 

Buscando la perfección, los Automower® 310 Mark II y 315 Mark II también son capaces de saber que en los pasillos cubiertos de hierba que conectan distintas zonas del jardín, no deben dejar huella de su paso. En esos casos, el robot cortacésped realizará una primera pasada para cortar la hierba y no volverá a hacerlo hasta que no tenga que realizar el mantenimiento. Esto puede hacerlo gracias a la función de cable guía, patentada por Husqvarna. Esa es una de las razones por las que estos nuevos son perfectos para jardines complejos donde se combinen los parterres de flores con árboles o arbustos. El 310 Mark II está pensado para que en 24 horas deje como nuevo el césped de un jardín de 1.000 metros cuadrados. Por su parte, El 315 Mark II tiene capacidad para, en el mismo tiempo, dejar lista una superficie de 1.500 metros cuadrados. 

La nueva plataforma también permite que la máquina sepa cuando una cuchilla o disco está dañado. De esa forma evita que el césped pueda quedar cortado de forma irregular. Además, es capaz de regresar a la estación de carga a tiempo antes de quedarse sin batería. Los usuarios de ambos modelos también puede acceder a su configuración a través del smartphone con la aplicación Automower® Connect Home de Husqvarna. Y como ya sucede en otros modelos anteriores, estos cortacéspedes no hacen movimientos bruscos, se deslizan de modo suave y pausado y sus motores no emiten prácticamente ningún sonido. Eso es una ventaja porque permite que puedan cortar el césped a cualquier hora. 

Otra característica destacada es que ambos modelos incorporan un sistema antirrobo.

Votación
8 votos

Llegan los robots cortacésped inteligentes que adaptan su jornada de trabajo al clima