Patrocinado por

Agricultura adapta la legislación para prorrogar las autorizaciones de viñedo

Somos Agro REDACCIÓN / LA VOZ

SOMOS AGRO

Martina Miser

La medida busca evitar la caducidad de las concesiones que no han podido ejecutarse por la pandemia del coronavirus

08 oct 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

El Ministerio de Agricultura ha puesto en marcha el proceso de consulta pública de una propuesta de modificación de la normativa nacional que regula el potencial de la producción vitícola para ampliar, hasta el 31 de diciembre del próximo año, la vigencia de las autorizaciones de nueva plantación y replantación que vencen a finales de este ejercicio. La medida busca aplicar en España esta flexibilidad que se va a introducir en el Reglamento de Organización Común de Mercado (OCM) para la reforma de la Política Agrícola Común (PAC), cuando se publique a finales del 2021. 

El objetivo de esta iniciativa es facilitar a los viticultores la ejecución de las autorizaciones a su disposición, evitando su caducidad ante la dificultad para haberlas ejercido por razón de la pandemia del coronavirus. El proceso de consulta pública se abrió esta semana y se prolongará hasta el día 26. La modificación se tramitará de urgencia para que esté publicada inmediatamente después que el Reglamento de la Unión Europea, a finales de este año o principios del que viene.

Con esta modificación se permite, además, que los titulares de las referidas autorizaciones que no deseen beneficiarse de su prórroga puedan renunciar a ellas sin ser objeto de sanción administrativa. Para ello deberán comunicarlo antes del 28 de febrero del próximo año a la autoridad competente de la comunidad autónoma que la concedió. Con el fin de evitar discriminación con los titulares de autorizaciones en el 2021 que ya hayan renunciado a las autorizaciones que vencían en el 2020, estos podrán retractarse de su declaración anterior. A tal fin, deberán hacerlo por escrito antes del 28 de febrero de 2022 y beneficiarse de esta prórroga hasta el 31 de diciembre de ese año. Todas las flexibilidades se aplicarán con carácter retroactivo desde el 1 de enero del actual ejercicio, permitiendo que la ampliación de la vigencia sea automática, una vez que se haya publicado el reglamento de la UE.