Patrocinado por

Agricultura prohibirá que haya dos granjas de vacuno a menos de 500 metros de distancia

Maruxa Alfonso Laya
M. Alfonso REDACCIÓN / LA VOZ

SOMOS AGRO

ALBERTO LÓPEZ

El ministerio abre a consulta pública la primera norma de ordenación de las explotaciones, que también prohibirá abrir nuevas instalaciones para más de 850 unidades de ganado mayor

24 sep 2021 . Actualizado a las 09:29 h.

El Ministerio de Agricultura abrió ayer la consulta pública de la norma de ordenación de las granjas de vacuno en España, la primera que afecta a este sector. El decreto, explican en el Gobierno, tiene por objeto dar respuesta a los nuevos retos en materia medioambiental, de seguridad, sanidad y bienestar animal que afrontan las explotaciones ganaderas. Y busca también cumplir con uno de los anuncios realizados reiteradamente por el ministro Luis Planas: poner coto a las macrogranjas. El problema es que, una vez más, la normativa no tiene en cuenta la realidad, sobre todo, de un territorio como Galicia, que es líder en número de explotaciones de este tipo y en producción. Porque establece, en primer lugar, que estas granjas deben estar separadas un mínimo de 500 metros, algo difícil de cumplir en el territorio gallego.

También prohíbe las explotaciones de más de 850 unidades de ganado mayor o, lo que es lo mismo, cerca de 725 vacas en ordeño, cuyos problemas de gestión no se pueden comparar con los de una macrogranja donde hay miles de animales.

Un análisis rápido de la nueva normativa permite ver «que é unha copia da que fixeron para o sector porcino e o certo é que ese sector non ten nada que ver co da gandería de vacún», explica Óscar Pose, portavoz de Unións Agrarias. Uno de los principales inconvenientes de la normativa es que fija que las nuevas explotaciones «deberán respetar una distancia mínima de 500 metros con respecto a otras explotaciones de bovino ya existentes, con respecto a cualquier otro establecimiento o instalación que pueda representar un riesgo higiénico-sanitario y con los cascos urbanos», reza el documento. «Iso en Galicia é unha barbaridade», explica Pose. De hecho, añade, la Lei do Solo establece en 100 metros esa distancia que, además, en determinados casos puede quedar reducida a 50 metros.