Patrocinado por

La protección total del lobo deja a los ganaderos sin ayudas ante sus ataques

Maruxa Alfonso Laya
M. Alfonso REDACCIÓN / LA VOZ

SOMOS AGRO

Ministerio para la Transición Ecológica

La orden autoriza las batidas, pero cumplir los requisitos es casi imposible

22 sep 2021 . Actualizado a las 09:21 h.

Desde esta misma mañana, el lobo ibérico pasa a formar parte del Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial (Lespre), es decir, se le da la máxima protección. Según explica el Ministerio para la Transición Ecológica, esta decisión se toma con el objetivo de unificar «los criterios de protección de la especie en todo el país». Sin embargo, la orden publicada en el BOE deja la puerta abierta a que se sigan aplicando medidas de extracción y captura de ejemplares. La medida ha despertado la indignación de comunidades autónomas y ganaderos. Primero, porque aseguran que resulta imposible cumplir con los requisitos que establece la orden para las batidas. Y también porque, según la Consellería de Medio Ambiente, esta decisión deja sin validez los planes de gestión del lobo de las comunidades autónomas y, con ello, se acaban las ayudas que estas tenían para compensar los daños que ocasiona en las explotaciones.

Los plazos

Inmediata entrada en vigor. A partir de hoy se podrá aplicar la orden del ministerio que modifica el listado de especies para incluir al lobo. La decisión se ha tomado con el beneplácito del Consejo de Estado, «que ha considerado que la decisión de incluir al lobo en el Lespre está suficientemente motivada, cuenta con una base científica sólida y responde al principio de precaución», asegura Transición Ecológica. Lo que el ministerio no ha cumplido es su promesa de tener lista, al mismo tiempo, la estrategia de conservación y gestión del lobo de España. Un documento que, según recoge la orden, se aprobará antes de final de año.

Las medidas

Qué pasa con las ayudas y los planes de prevención. Según explicó la conselleira de Medio Ambiente, Ángeles Vázquez, al elevar la protección del lobo, el ministerio está equiparando al cánido con otras especies en peligro de extinción, como el lince ibérico. Esto provoca que decaigan los actuales planes de gestión del lobo de las comunidades autónomas, que ya no tendrán competencias en la materia porque estas serán de Transición Ecológica. En la práctica esto significa, siempre según la versión de la consellería, que dejan de tener efecto también las ayudas que concedía la Xunta para paliar los daños que el lobo ocasiona a las ganaderías en extensivo y que no habrá tampoco más subvenciones para instalar sistemas de prevención. «A partir de agora o lobo ten outro estatus e só nos toca preservalo. Medio Ambiente deixa de ter potestade sobre o lobo», añadió Vázquez, quien insistió en «que se prohíbe ás comunidades facer unha xestión do lobo». Así las cosas, «se mañá un gandeiro recibe o ataque do lobo non haberá maneira de que ningunha administración lle poida dar axudas», concluye.