Patrocinado por

Rectoral abre la vendimia de uva tinta para casi 500 viticultores

Luis Díaz
LUIS DÍAZ MONFORTE / LA VOZ

SOMOS AGRO

Vendimia, este fin de semana, en el lugar de O Santo en la ribera del Sil en Lobios
Vendimia, este fin de semana, en el lugar de O Santo en la ribera del Sil en Lobios CARLOS RUEDA

La recogida se limitará por ahora a Amandi, la ribera de Vilachá y Quiroga

21 sep 2021 . Actualizado a las 10:26 h.

El hombre propone y Dios dispone, sentencia un popular refrán. Trasladado a esta vendimia, y por lo que respecta a la Ribeira Sacra, el consejo regulador es el que hace planes y al anticiclón le corresponde la última palabra sobre su viabilidad. Aunque las primeras autorizaciones para la recogida de la uva se concedieron a finales de agosto, la campaña se inició con carácter general en el conjunto de la denominación de origen el pasado 15 de octubre. La recolección, sin embargo, arrancó de forma muy tibia debido a lo revuelto del tiempo. En la madrugada previa a ese día arreció la lluvia, que volvió a descargar con fuerza el viernes por la tarde. Con un pronóstico a medio plazo que garantiza jornadas de sol, la vendimia empieza ahora de verdad en la Ribeira Sacra.

«So queda pedir que non chova», escribe el presidente del consejo regulador, José Manuel Rodríguez, en su cuenta de Facebook, al hilo de una foto de vendimia en una de sus viñas. Las lluvias son el gran enemigo del viticultor cuando urge que la cosecha entre en la bodega. Si son intensas, como sucedió días atrás, diluyen el contenido en azúcares de la uva y merman el potencial grado alcohólico. Para que el fruto se recupere, deben transcurrir varios días de buen tiempo. La espera puede merecer la pena para la uva que no maduró del todo, pero para la que está lista para ser recogida entraña más riesgos que ventajas.

El buen tiempo disparó desde el sábado las vendimias especialmente en pequeñas y medianas bodegas la ribera del Sil, donde la maduración por regla general se adelanta con respecto a la zona del Miño. Las primeras autorizaciones para la recogida de la uva, concedidas el último fin de semana de agosto, fueron también para viñedos de las subzonas Amandi y Ribeiras do Sil-Ourense. Pero en las jornadas previas al 15 de septiembre, fecha recomendada por el consejo regulador para el inicio de la recolección, las cantidades de uva tinta que entraron en las bodegas fueron anecdóticas.