Patrocinado por

Triunfo de la lucha biológica en la guerra contra la avispilla del castaño

Maruxa Alfonso Laya
M. Alfonso REDACCIÓN / LA VOZ

SOMOS AGRO

OSCAR CELA

Un informe de la Consellería do Medio Rural acredita que el parásito que combate esta plaga está asentado en buena parte de Galicia

10 sep 2021 . Actualizado a las 19:53 h.

La Xunta comienza a ganar la batalla a la plaga de la avispilla del castaño, que desde hace años está afectando a estos árboles. Esta es la principal conclusión que se desprende del informe que la Consellería do Medio Rural presentó al Consello de la Xunta. En él queda claro que el Torymus sinensis, el insecto que se soltó en toda la comunidad por ser un parásito de la avispilla, está ya asentado en buena parte del territorio. De hecho, una vez analizados los datos de los puntos en los que se cogieron muestras tras las sueltas realizadas el año pasado, se recuperaron 3.158 ejemplares del parasitoide, lo que supone más del doble de lo recuperado en todas las campañas anteriores.

Fue en el año 2015 cuando la Xunta apostó por realizar sueltas de Torymus en los soutos gallegos como una estrategia de lucha biológica para acabar con la plaga de la avispilla que estaba afectando seriamente a los castaños. Desde entonces, se liberaron 5,7 millones de individuos de este parásito, lo que supuso una inversión superior a los ocho millones de euros. Durante este año, Medio Rural soltó, en 7.394 puntos de la geografía gallega, un total de 7.619 cajas con 210 individuos cada una, lo que supuso 1,5 millones de individuos liberados. Estas sueltas se realizaron en masas continuas de castaños y se concentró el número de individuos con respecto a años anteriores, con el fin de crear poblaciones estables que después colonizaran al resto de las masas. Como ya es habitual, estos trabajos se completan con un estudio que trata de analizar, con datos fiables, la presencia del parásito en la comunidad. Durante el pasado año, estos muestreos permitieron recoger un total de 3.158 ejemplares, cifra nunca alcanzada hasta el momento.

Para Medio Rural, estos datos constatan un crecimiento exponencial de la presencia del parásito en los soutos gallegos. En concreto, los técnicos detectaron Torymus en 131 de las 141 cuadrículas en las que se dividió la comunidad para la ejecución de trabajos de lucha contra la avispilla, lo que supone cerca del 93 % de estas cuadrículas. «Tendo en conta as cifras de asentamento do parásito, confírmase que a Xunta comeza a gañar a batalla a través desta loita biolóxica, mantendo as poboacións de avespiña por debaixo do limiar de danos nas plantas de castiñeiros para Galicia», argumenta la consellería. Añaden, además, que este es el único método que existe para combatir a la avispilla y que el resultado de las sueltas demuestra la efectividad de la medida y se está convirtiendo en un referente en otras autonomías.