Patrocinado por

El vino gallego aumentó un 20 % su presencia en el canal de la alimentación

Maruxa Alfonso Laya
M. Alfonso REDACCIÓN / LA VOZ

SOMOS AGRO

Todos los consellos reguladores del vino de Galicia participaron en la presentación de los datos del informe elaborado por Nielsen
Todos los consellos reguladores del vino de Galicia participaron en la presentación de los datos del informe elaborado por Nielsen MONICA IRAGO

Según un informe encargado a la consultora Nielsen por Medio Rural y la Fundación Juana de Vega, las bodegas consiguieron desplazar parte de sus ventas a los supermercados cuando se cerró la hostelería

01 jun 2021 . Actualizado a las 09:23 h.

El pasado año fue un ejercicio atípico para el sector del vino español, marcado por el cierre de la hostelería y por la crisis del coronavirus. Y así se refleja en el informe Nielsen encargado por la Fundación Juana de Vega para conocer cómo es el mercado español de los vinos gallegos, en alimentación y hostelería. El documento forma parte de la estrategia de dinamización de las comarcas vitícolas, en la que participan la propia fundación y la Consellería do Medio Rural. Su principal objetivo es el de facilitar a los consellos reguladores toda la información posible para poder desarrollar ese plan estratégico y deja claro que «temos un sector claramente competitivo. Todas as denominacións de orixe están no top ten de España na cor que lle corresponde, é dicir, segundo destaquen polos brancos ou polos tintos», contó Andrés Mazairas, profesor de la Universidad de Vigo en el Campus de Ourense y encargado de presentar los datos del informe.

Lo primero que deja claro este documento, elaborado por la consultora Nielsen, es que la pandemia provocó que las ventas en la hostelería cayeran a la mitad. A cambio, hubo un crecimiento en el sector de la alimentación, «pero que non foi suficiente para cubrir ese decrecemento da hostalería», añadió Mazairas. Las bodegas gallegas vendieron hasta un 16 % más en los supermercados. Esto también provocó un trasvase de las ventas entre estos dos canales. De esta forma, si el año anterior las bodegas vendían un 60 % en alimentación y un 40 % en hostelería, durante el 2020 las tornas cambiaron y los supermercados coparon un 60 % de las ventas, frente al 40 % de bares y restaurantes. Eso significa un crecimiento de hasta el 20 % en alimentación. «A entrada dos viños galegos con denominación de orixe na canle da alimentación ao abeiro da rede Mercaproximidade reforzou o seu potencial de comercialización», argumentan desde Medio Rural. El conselleiro, José González, añadió que esta red también fue clave en la promoción de estos productos y confió en que, una vez que se recupere el canal Horeca, aumente el volumen de facturación de los vinos gallegos de calidad y se refuerce su presencia en los hogares de toda España. «Todos estes datos que hoxe presentamos para as denominacións de orixe son oro molido. Amosan onde están vendendo e axudaranlles a definir a estratexias de mercados», argumentó González.

El conselleiro también dejó claro que «as cousas non acabaron tan mal como se prevía». Y es que el informe dice que, en alimentación, los vinos gallegos mejoraron su cuota de mercado en volumen y también en valor. En hostelería, en cambio, recuperaron su cuota de volumen del 2018 e incrementaron su valor. En cuanto a la subida de precios en ambos canales, este incremento hizo que en alimentación se alcanzara un precio medio de 4,8 euros por botella. En hostelería, los vinos gallegos se consolidan como los de mayor precio en este canal, situándose por encima de los del resto de comunidades autónomas.

El informe analiza también la cantidad de vino que venden las denominaciones de origen por encima de los cinco euros. En denominaciones como Rías Baixas, el 60 % de las botellas que comercializan superan ese precio y alcanzan una cotización cercana a los nueve euros. La cara b de este dato lo pone la denominación de origen de O Ribeiro, donde «ese mercado de prezo baixo é case o total do que comercializa en alimentación. So hai un 9 % que vende por riba dese prezo», añadió Mazairas. 

En cuanto a los supermercados en los que se venden los vinos gallegos, es en los de gran tamaño en donde buena parte de las denominaciones de origen comercializan alrededor de la mitad de sus ventas. «Máis de unha de cada dúas botellas que se venden en alimentación se venden en supermercados grandes, o que quere dicir que o seu poder de mercado é tal que son os que marcan os prezos», argumentó Mazairas. Por regiones, los vinos gallegos tienen una especial presencia en la zona noroeste de España. «Tres de cada catro botellas que se venden nesa área son de viño galego. Ademáis, Monterrei e Valdeorras incrementan singinifcativamente as vendas en alimentación na zona noroeste, o que quere dicir que as accións promocionais de venda que se fixeron teñen obtivo resultados», concluyó.