Las nuevas granjas de la Costa da Morte invierten en bienestar, animal y humano

Agricultura en la Costa da Morte | Todo el gasto está enfocado a un confort que maximice la producción


Desde el proyecto técnico y el movimiento de tierras inicial antes de levantar un establo hasta el control nutricional del día a día, la ganadería de leche es, muy probablemente, el sector que más empleo y actividad económica indirecta genera en la Costa da Morte. Empresas de la zona están ahora enfrascadas en la construcción de nuevas instalaciones en Señoráns (Vimianzo), Lamas (Zas) o tienen proyectos inminentes en Vilar (Zas), además de otros verdaderamente llamativos por sus dimensiones e inversión en localidades vecinas como Alón (Santa Comba) o Grille (Mazaricos).

Los planes de mejora, la mayor parte de ellos ligados a la incorporación de personas jóvenes a la actividad, impulsan proyectos muy fuertes de familias o pequeños grupos de socios que se miden en cientos de miles de euros y que están todos enfocados en la misma dirección, la mejora de la calidad de vida, tanto de los animales estabulados como de las personas que trabajan en ellos. Confort y producción van estrechamente cogidos de la mano y presiden todos los aspectos, desde el diseño hasta el trabajo diario.

Alberto Mourelle, de Ferrocar, se encarga de buena parte de estos proyectos en la zona y asegura que para empresas como la suya en los últimos años se ha convertido en una actividad esencial, quizás más importante incluso que las naves industriales, porque «é certo que moitas pequenas están pechando, pero os investimentos que se fan aínda son proxectos xeitosos, ademais en zonas onde practicamente non hai outra actividade económica», explica Mourelle, que tiene ya un sistema muy rodado para el montaje con el que «a parte así que máis se ve, que máis chama a atención, igual pode estar armada nunha semana, pero despois queda moito máis traballo dentro ao marxe da estrutura, que, iso si, é o que leva o tempo».

Pone de ejemplo la obra de Vimianzo, próxima a Santa Irena, en la que por el momento lo único que tiene construido son las cimentaciones de lo que será el futuro pozo de purín y verdaderamente impresiona por sus dimensiones. Todo en este sector ahora mismo se hace a lo grande, porque en muchos casos, y sobre todo ahora con el escaso margen que deja la subida del precio de los cereales, la supervivencia y la rentabilidad depende de esos, de un dimensionamiento adecuado.

Jesús Bouzas: «Nisto ou estás ou non estás, teste que decidir»

Jesús Bouzas Regueiro y su familia representan uno de los ejemplos típicos de cómo se están desarrollando las explotaciones de vacuno de leche en la zona y en toda Galicia. Tiene 33 años y en 2007 se puso al frente junto a su madre en Arcai de Abaixo (Tordoia). Ahora se acaba de incorporar su hermana pequeña y se han metido en una inversión de «450.000-500.000 euros» para construir un nuevo establo con sala de ordeño, espacios mucho más amplios y todas los elementos que exige una granja moderna para «producir sen moitísimo traballo», porque ya se trata de una actividad exigente en por sí, que se vuelve un auténtico calvario si no se cuenta con las dotaciones adecuadas. «Nisto é coma todo, ou estás ou non estás», reflexiona el profesional, que también forma parte de una cooperativa de uso compartido de maquinaria agrícola, sobre todo para los temas de alimentación, y tira de la contratación externa de empresas de servicios para, por ejemplo ahora, desarrollar las campañas de ensilado y cultivo del maíz.

En estos momentos ya tienen el grueso de la estructura montada y están acabando de construirle la oficina, un espacio con el que hoy cuentan ya la práctica totalidad de las cuadras y que no es precisamente un espacio en el que amontonar papeles sino un verdadero centro de control, repleto de tecnología y aplicaciones informáticas desde el que se mide al detalle la evolución física, productiva y sanitaria de cada animal. Son, por tanto, inversiones que llaman mucho la atención, sobre todo en un entorno en el que apenas hay empresas de otro tipo, pero que están llamadas a garantizar la supervivencia del modo de vida de comarcas enteras.

Más sobre agricultura en la Costa da Morte

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
1 votos
Comentarios

Las nuevas granjas de la Costa da Morte invierten en bienestar, animal y humano