Ganaderías pequeñas de la Costa da Morte dan lecciones de capacidad productiva

Agricultura en la Costa da Morte | Varias granjas de la comarca están en las que mejor trabajan de toda la provincia coruñesa

Granja en Regoelle, Dumbría, toda una referencia
Granja en Regoelle, Dumbría, toda una referencia

Carballo / La Voz

Entre las 20 granjas con mayor producción media de la provincia, según la última memoria de Africor hay cuatro de la Costa da Morte y todas ellas por encima de los 13.000 kilos de leche por animal y parto. Algunas son auténticos referentes desde hace años, como Devesa Langueirón, de Ponteceso, y también están Granxa Ignacio de Meanos (Zas) y Gandaría Baneira de Cabana o Ganadería Pose García y Río Paz de Ponteceso, que destacan por tener algunos de los animales más productivos o más longevos. Pero la mejor clasificada es una explotación absolutamente familiar con tan solo 45 vacas en ordeño en estos momentos. La gestionan en Regoelle-Olveira (Dumbría) María Carmen García y su marido José Manuel Vieites.

La base la pusieron los padres de Mari Carmen con la importación de algunos animales de Alemania y Holanda, pero esos tiempos quedaron atrás y hoy en día crían ellos todo lo que entra en producción. «Ao mellor pódeslle comprar así algunha vaca a algún socio de por aquí ou se vas a unha subasta e che gusta unha, pero é moi raro, criamos todo nós», explica José Manuel, que, junto a su mujer, tomó la decisión de acomodar a sus animales con serrín más por necesidad que por otra cosa. «Probamos con area, con carbonato cálcico... pero, como temos o pozo do purín pechado, quedámonos co serrín e máis algún fosfato porque nola saca a cisterna», detalla.

 «Estamos seguido enriba dos animales, vixiándoos, vendo de que padecen...»

Otra de las particularidades, cada vez más común en la granjas pequeñas, es que renunciaron casi por completo «ao traballo de fóra» y están centrados en el ya de por sí extenuante día a día de la explotación. «Se tiveramos que ir nós sementar o millo ou ensilar, os animais tiñan que quedar desatendidos e aquí o que facemos é coidalos ao máximo, estar seguido enriba deles, vixiándoos, vendo de que padecen...», explica José Manuel, al filo de las tres de la tarde y todavía sin comer porque se le complicó la mañana con el destete de unas terneras.

Granja Ignacio, en Meanos
Granja Ignacio, en Meanos

Como este matrimonio de Olveira cada día son más los ganaderos de la zona que trabajan con un nivel de profesionalidad extremo. «Cando vas por aí adiante dáste conta que nin en Francia, ni en Alemania, nin en Estados Unidos. Os gandeiros da nosa zona, salvo en volumen, non teñen nada que envidiarlle aos do resto do mundo», cuenta el ingeniero Gonzalo Gómez, especialista en manejo de explotaciones, que sabe bien como quedan de sorprendidos otros colegas de fuera «cando ven os investimentos tan potentes que hai feitos aquí en instalacións e en maquinaria». Una apuesta que se hacía necesaria «porque os gandeiros galegos teñen que ser moito mellores que os outros para poder competir, primeiro xa dentro de España porque estamos nun recuncho e temos peores prezos que o resto, e porque non teñen outros ingresos como ocorre en Francia ou en Alemaña».

«Estase traballando moi ben»

Gómez, que junto a compañeros de Seragro y Xesga, entre otros, cubren prácticamente todas las necesidades técnicas de las cuadras (genética, reproducción, alimentación, podología, gestión...), pone numerosos ejemplos de como todo está medido al detalle. «Nunha explotación que vai moi ben e na que son, por exemplo, tres socios e tres empregados, un marcha e outro vai de baixa e xa se nota moitísimo. Eu penso que en 5, 7, 10 anos marcan a diferenza, porque estase traballando moi ben: o rabaño todo xenotipado, só se inseminan para reprodución os mellores animais, o resto vai para carne... Hai gandeiros que son para quitarse o sombreiro e despois cada un, ou cada nutrólogo ten o seu xeito de traballar porque pouco importa que ao mellor saques 40 litros pero cun penso de 400 euros a tonelada e dando 14 ou 15 quilos», concluye el experto.

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
1 votos
Comentarios

Ganaderías pequeñas de la Costa da Morte dan lecciones de capacidad productiva