Tres años de paciencia, el tiempo para poner a andar un cultivo ecológico

Marcos Castro recogerá en semanas su primera producción de arándanos


Redacción / La Voz

Cuando Marcos Castro decidió vivir del campo tenía muy claro que quería hacerlo de una forma sostenible y respetuosa con el medio ambiente. «Penso que nos estamos dando conta da importancia de introducir na nosa vida un estilo de vida saudable e beneficioso, e a tendencia do consumo en ecolóxico está en aumento», explica. Por eso apostó, desde el principio, por la producción ecológica. Tres años ha tardado en poner a funcionar su explotación, que está a punto de conseguir todas las autorizaciones para producir en ecológico. Y, en cuestión de semanas, recogerá su primera cosecha de arándanos en una finca de Maxide, en la parroquia de Montecubeiro (Castroverde).

«Estiven buscando diferentes alternativas de cultivo e vin que o arando é un froito que está empezando e que está en auxe», argumenta. Aunque en Galicia se consume mayoritariamente en fresco, en otros países del Norte de Europa y Estados Unidos tiene muchas más aplicaciones. «Tiña ganas dun cambio de aires e víalle futuro a este cultivo, así que busquei unha empresa que me facía a plantación», resume. Se puso manos a la obra. Otra cosa que tenía claro es que su producción debía ser en ecológico. «Somos un dos países con maior produción en ecolóxico pero non estamos á cabeza no consumo. O consumo per capita español son menos de 50 euros por ano por consumidor e noutros países de Europa, coma Suíza ou Dinamarca, cuadriplican este gasto na compra de produtos ecolóxicos», afirma. Todo eso lo sabe porque buscó ayuda. «Estou asesorado no que respecta á produción ecolóxica coa asesoria Agronovo que me informou a semana pasada ca Comisión Europea vai a poñer en marcha un plan para promocionar o consumo de produtos ecolóxicos entre os consumidores europeos, co cal esperamos que aumente o consumo nacional», reconoce.

Poner en marcha su nueva plantación requirió tiempo. «As plantas veñen en convencional e tes que esperar tres anos para poder vender, pero mentres xa vas facendo todo ao mesmo tempo e cando as plantas están formadas é cando xa podes empezar a vender», cuenta. Ahora, está a punto de obtener la certificación. Y también tiene todo listo para sacar su primera cosecha al mercado. «Non sabería facer unha estimación, pero temos algo menos de cinco hectáreas de terreo plantado e contamos con recolleitar uns oito mil quilos», asegura. Toda la producción la tiene comprometida con una empresa comercializadora. «Non teño capacidade nin estrutura para comercializar directamente. O ideal sería poder consumir produto de quilómetro cero, que se quedara por aquí, pero vai ser imposible», explica. Reconoce que «é unha tranquilidade saber que lle vamos poder dar saída a toda a froita que teñamos».

Con lo que ya no está tan tranquilo es con las condiciones meteorológicas. «Estamos desexando ver como frutifican e cruzamos os dedos para que non veñan xeadas nin choivas fortes fóra de tempo que lle poidan facer dano ao froito, pero así é a agricultura, estar sempre á expectativa», añade. Tres años después, Marcos está satisfecho de haber apostado por el campo. Un mundo que ya conocía y que sabía que le gustaba. Aunque reconoce que ahora no es lo mismo. «Non é igual vir a pasear que ter a presión e a responsabilidade de sacar adiante un cultivo. Pero estou satisfeito, para nada arrepentido», asegura.

El contenido de la presente publicación representa únicamente las opiniones del autor y es responsabilidad exclusiva de este. La Comisión Europea no asume ninguna responsabilidad por el uso que pudiera hacerse de la información contenida en dicho material.

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
7 votos
Comentarios

Tres años de paciencia, el tiempo para poner a andar un cultivo ecológico