Prueban cuatro nuevas formulaciones para combatir la Varroa en las abejas

Todas son ecológicas, no generan residuos ni son tóxicas para los insectos


Redacción / La Voz

Hace casi un año que se puso en marcha el proyecto Varroaform, en el que participan la Universidad de Santiago, la Fundación Empresa Universidad Gallega (Feuga) y la Universidad de las Palmas, junto con tres apicultores. Su objetivo es el de encontrar un tratamiento más efectivo, y sobre todo natural e inocuo, contra la plaga de la Varroa, que tanto preocupa a los apicultores gallegos porque está causando daños en sus colmenas. A pesar de los inconvenientes, y de la crisis causada por el covid-19, la investigación ha conseguido algunos avances. El primero, las cuatro formulaciones diferentes que ya se están probado para comprobar su efectividad contra este parásito.

Todas esas formulaciones se han elaborado utilizando sustancias activas de origen botánico, «como son ciertos aceites esenciales que han demostrado tener actividad acaricida y son compatibles con su aplicación en la producción ecológica», explica Asteria Luzardo, investigadora del Área de Farmacia y Tecnología Farmacéutica de la facultad de Ciencias de Lugo. Asegura que, hasta ahora, el proyecto se ha centrado en desarrollar varios prototipos de formulaciones de diferente composición con la finalidad de ensayarlas en los apiarios experimentales del aula apícola que dirige el catedrático Anselmo Gracia en la Universidad de las Palmas de Gran Canaria. «En nuestros laboratorios de Lugo se están llevando a cabo los ensayos de liberación de las sustancias activas a lo largo del tiempo. Estos estudios nos servirán para evaluar la dispersión del acaricida botánico en condiciones simuladas de colmena y poder así establecer protocolos de tratamiento», añade Luzardo. Porque uno de los objetivos que debe cumplir el nuevo producto para luchar contra la Varroa es que sea capaz de controlar la liberación de la sustancia activa durante todo el ciclo del ácaro, esto es, durante treinta días. «Es esencial que dicha liberación sea controlada por la formulación y no por factores climáticos como la temperatura o la humedad relativa», insiste Luzardo. Al mismo tiempo, los investigadores están realizando también ensayos de laboratorio para estudiar la inocuidad de estas formulaciones con las abejas y las primeras pruebas de eficacia acaricida de las formulaciones en colmenas afectadas por Varroa.

Además de los problemas que les ha ocasionado la crisis del coronavirus, los investigadores destacan la dificultad de trabajar con sustancias volátiles, fotosensibles, de muy baja solubilidad en agua y fácilmente degradables por la temperatura o el oxígeno, pues eso provoca que «sea más complicado incorporarlas a formulaciones estables». En este sentido, Luzardo destaca que este proyecto supone todo un reto «ya que el objetivo es proporcionar un producto final, eficaz y de aplicación inmediata pero destinado al tratamiento de una enfermedad en insectos y, además, insectos particulares ya que la producción de miel está destinada al consumo humano».

El principal problema es que estas formulaciones deben incluir sustancias compatibles con la producción ecológica de miel, que no deben generar residuos en los productos derivados ni en la colmena, que no pueden ser tóxicas ni para los humanos ni para las abejas y que, además, deben presentar una elevada eficacia antivarroa y no generar resistencias en el ácaro. «Nuestro objetivo final es proporcionar al apicultor un producto eficaz, de bajo coste, fácil de aplicar y que no requiera mano de obra para retirarlo de la colmena», concluye esta investigadora.

Unos productos que serán ahora evaluados en los estudios de campo en toda España

M. Alfonso

Tres apicultores, uno de ellos gallegos, colaboran con esta investigación

El principal avance de los investigadores es que cuentan ya con cuatro tipo de formulaciones optimizadas, «que consideramos casi como definitivas, ya que cumplen muchos de los requisitos que se requieren», argumenta Luzardo. El siguiente paso será el de testar esos nuevos productos en colmenas reales, para comprobar su eficacia. Para ello, se realizarán estudios experimentales en varias explotaciones de España, entre ellas, una gallega situada en Viana do Bolo.

«La última etapa del proyecto coincide con el final del invierno y comienzo de la primavera, que es el momento de aplicar los tratamientos en las colmenas», explica Luzardo. Las cuatro formulaciones serán sometidas a análisis en apiarios experimentales destinados específicamente para ello. «Mediante estos estudios obtendremos una información muy valiosa del comportamiento y eficacia de estas formulaciones en condiciones reales, ya que estos colmenares está situados en distintas regiones climáticas de España», sostiene. Estos ensayos los realizarán los otros miembros del consorcio Varroaform, los tres apicultores que también participan en el proyecto. Se trata de Benigno Basteiro Rodríguez, apicultor en Viana do Bolo, Agustín Arias Martínez, del aula Apícola de Azuqueca de Henares, en Guadalajara, y Urbano González Escapa, de Miel Ecológica Urzapa en Sueros de Cepeda, en León. Ellos serán los encargados de probar estas cuatro formulaciones y determinar si cumplen con los objetivos para los que fueron diseñadas: eliminar la Varroa de forma sencilla y económica.

Seguir leyendo

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
1 votos
Comentarios

Prueban cuatro nuevas formulaciones para combatir la Varroa en las abejas