El parón de plantaciones no frena el problema del eucalipto en Portugal

La mejora de la gestión avanza lentamente, mientras continúa el abandono


Redacción / La Voz

Hay una aldea en Pedrógão Grande, en el distrito de Leiría (Portugal), Pobrais, que un día de junio del 2017 perdió de repente a once de sus vecinos. Fueron los que cogieron el coche para huir de las llamas de una de las olas de incendios más devastadoras de la historia reciente del país. Los fuegos de junio y de octubre de aquel año dejaron un rastro de 112 víctimas en Portugal. Aquello, aunque ardieron todo tipo de especies, fue la gota que colmó el vaso, empujando al Gobierno del socialista Antonio Costa a dar luz verde a una propuesta de Los Verdes según la cual no iban a autorizar nuevas plantaciones de eucalipto en un país que décadas atrás había apostado una buena parte de su potencial forestal a esa carta para alimentar a su poderosa industria celulosa. Ya la Estrategia Nacional para as Forestas del 2015 marcaba como objetivo congelar la superficie de una especie que, según el último inventario forestal del 2010, abarcaba 812.000 hectáreas de bosque. La norma lusa dice que solo en aquellos casos en los que la nueva plantación tenga un plan de gestión y sea compensada con la reforestación con otras especies en una superficie equivalente abrirían la mano.

Gracias por leer La Voz

Suscríbete al periodismo sin límites hecho en Galicia

WEB+APP
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
VERSIÓN PDF
Accede a la réplica del periódico en PDF, a todas las ventajas de la suscripción WEB+APP y a la hemeroteca de La Voz desde 1882

El parón de plantaciones no frena el problema del eucalipto en Portugal