Los ministros Ribera y Planas intentan aplacar sus diferencias sobre la protección del lobo y apelan a buscar un consenso

Aragón se suma al frente de comunidades que piden dar marcha atrás en la prohibición de cazarlo. Las autonomías al norte del Duero piden al Ministerio de Transición Ecológica una conferencia extraordinaria

Efe

Redacción

Los ministros de Transición Ecológica y de Agricultura comparecieron hoy por primera vez de forma conjunta, en el Senado, para abordar la situación creada con el anuncio de protección total del lobo, una decisión tomada por Teresa Ribera, más vinculada al sector ecologista, que no convence a Luis Planas, proclive a los ganaderos. Pero hoy trataron de aparcar sus diferencias apelando al consenso, evitando «debates estériles», como dijo Ribera, y apelando a «contar con el tiempo necesario para que todos los actores sean capaces de aportar su punto de vista», según Planas.

Ribera, a quien señalan como responsable de la máxima protección los dirigentes de las comunidades del norte (entre ellos, miembros de su propio partido), pidió «no distorsionar la realidad» en torno a la figura del lobo y trabajar todos a una en un problema prioritario para el Gobierno, y que cuenta, dijo, con una alta sensibilidad social. La también vicepresidenta pidió impulsar modelos de gestión en los ecosistemas y en el sector primario. «Hay capacidad de mejora evidente». La inclusión de las poblaciones de lobo en el Listado de Especies en Régimen de Protección Especial, que prohíbe la caza, mejorará la cohabitación de la especie con la ganadería, comentó.

Ribera defendió que el lobo desempeña un papel muy importante en el funcionamiento de los ecosistemas. Anunció que se constituirá un comité responsable para evaluar el seguimiento de las poblaciones, elaborar y actualizar un censo estatal en coordinación con censos autonómicos. También propuso un procedimiento común para la tramitación de pagos por daños, y un sistema de tasación de daños para todo el territorio.

En vídeo: máis protección para o lobo en Galicia? Unha decisión necesaria ou unha medida crontraproducente?">

Por su parte, Planas defendió que «estamos emplazados para trabajar codo con codo con el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, y con todos los actores», en la redacción de un sólido documento que tenga en cuenta la necesaria coexistencia y cohabitación del lobo con la ganadería extensiva. «Es un tema tremendamente complejo y las simplicidades no valen», añadió en la comparecencia de este jueves.

Más allá de la decisión adoptada en la comisión de biodiversidad, dijo, la estretegia de preservación debe ser un «lugar de encuentro y consenso». Y ha remachado: «Proteger la biodiversidad no puede caer sobre los hombros de los ganaderos».

Sin embargo, la situación generada sigue provocando que otras comunidades rechacen esa protección total, algunas incluso dirigidas por el PSOE. La última ha sido Aragón. Su consejero de Agricultura, Joaquín Olona, dijo este jueves que «ahora mismo no se ha aprobado nada» sobre el lobo y que «no procede» su inclusión en el listado de especies silvestres en régimen de protección especial. Todo ello después de que el director general de Medio Natural y Gestión Forestal de Aragón apoyara en la protección especial del lobo, lo que después rechazó el presidente de la comunidad, Javier Lambán.

Las cuatro comunidades más activas frente a esa protección total, las que están al norte del río Duero -Galicia, Asturias, Cantabria y Castilla y León, donde se permite cazar ese animal, bajo determinadas circunstancias-, han solicitado al Ministerio para la Transición Ecológica una conferencia sectorial extraordinaria en la que abordar, «como único punto del día», la paralización de la inclusión de esta especie en el listado de especial protección. Son las regiones que cuentan con la presencia del 95 % del lobo en España.

Y el último fleco de este frente político alrededor del lobo se vivió también hoy, pero en el Congreso: se rechazó la petición del PP para presentar unas nuevas directrices sobre esta especie. La proposición no de ley contó con el apoyo de Ciudadanos y de Vox. Pero fue rechazada mayoritariamente, entre otros por el Grupo Plural, cuya diputada Inés Sabanés señaló que este debate «debemos afrontarlo con una estrategia estatal, donde se consideren todos los temas relacionados con los ganaderos». Igualmente, el diputado de Unidas Podemos Juan López de Uralde se negó a apoyar la propuesta porque «el lobo hace décadas que no ha herido a nadie» pero, solo en el 2020, dijo, la actividad cinegética se cobró la muerte de 50 ejemplares.

La difícil convivencia con el lobo en Europa

m. alfonso
Ejemplares de lobo ibérico en el Centro de Conservación del Lobo de la Fundación Patrimonio Natural de la Junta de Castilla y León
Ejemplares de lobo ibérico en el Centro de Conservación del Lobo de la Fundación Patrimonio Natural de la Junta de Castilla y León

Países como Francia también tienen problemas con los daños que causa el cánido al ganado

Hubo un tiempo en el que el lobo desapareció de buena parte de Europa. La caza indiscriminada y la destrucción de sus hábitats llevaron a que su presencia fuera casi anecdótica en buena parte del territorio de la Unión Europea. Las políticas de conservación de las últimas décadas parece que están dado sus resultados y varios informes constatan que está habiendo una recuperación de la especie. «En Francia, o lobo desapareceu por completo e volveu no ano 1995», explica Joan Alibés, presidente de la Sociedade Galega de Pastos e Forraxes. El problema es que el regreso de la especie está provocando conflictos sociales, sobre todo, con los ganaderos en extensivo, que ven como el cánido ataca impunemente a sus rebaños. Hasta ahora, nadie parece haber encontrado la fórmula perfecta de convivencia y muchos países apuestan por combinar métodos de prevención y ayudas a los ganaderos con la caza controlada de un determinado número de ejemplares.

Seguir leyendo

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
0 votos
Comentarios

Los ministros Ribera y Planas intentan aplacar sus diferencias sobre la protección del lobo y apelan a buscar un consenso