Patrocinado por

La Xunta plantea imponer una moratoria a las nuevas plantaciones de eucaliptos

SOMOS AGRO

ANGEL MANSO

El conselleiro de Medio Rural ofrece este pacto a los grupos políticos en el debate parlamentario sobre el plan forestal de Galicia

24 feb 2021 . Actualizado a las 12:24 h.

El Gobierno gallego abrió la puerta a aplicar una moratoria al eucalipto en Galicia, a base de suspender de manera temporal las nuevas plantaciones de esta especie «naquelas superficies que non se tivera plantado ata o momento» o, dicho de otro modo, a tomar medidas para que no aumente la superficie dedicada al eucalipto. Así lo expuso el conselleiro de Medio Rural, José González, este martes en la comparecencia con la que abrió la tramitación del Plan Forestal de Galicia en el Parlamento gallego.

En realidad, el plan forestal que estará vigente hasta el 2040 no tenía la obligación de pasar por el filtro de la Cámara autonómica, pues se aprobó como decreto del Gobierno, previo debate con 26 organizaciones del sector y otras 35 instituciones u organismos, como las diputaciones o la Fegamp, a las que se les pidió opinión. No obstante, el conselleiro explicó que dio este paso como «acto de boa fe» para situar el Parlamento en el centro de la vida política y darle una oportunidad a la concertación con las fuerzas de la oposición.

El plan forestal de Galicia, entre otros aspectos, nace con una dotación presupuestaria de 4.900 millones de euros para las próximas dos décadas y se propone reducir aumentar en 20.000 hectáreas las zonas de soutos y frondosas caducifolias, hasta hacer un total de 425.000 hectárea, a la par que aspira a reducir en un 5 % la superficie destinada al eucalipto.

El hecho de que el plan forestal pase por el Parlamento da pie a que los grupos presenten propuestas de resolución, una especie de enmiendas al mismo, que serán votadas este miércoles. José González tendió la mano al diálogo y avanzó que la Xunta estaba dispuesta a asumir una resolución, que propondrá el PP, para aplicar una «suspensión temporal das novas plantacións de eucaliptos», algo que invocado varias veces desde la bancada izquierda.

En cambio, la oposición acogió con extrema frialdad el documento. Desde el BNG, la diputada María González Albert manifestó que el plan «non se sostén técnicamente», a la vez que calificó de «ridiculo» el objetivo de 425.000 hectáreas fijadas para frondosas caducifolias, «porque xa se parte de 405.000». También el PSdeG criticó que el plan no alcanza «o mínimo rigor técnico que se debe esixir», y no dudó el calificar el documento de «piltrafa», lo que deja entrever que este miércoles el documento pasará el filtro del Parlamento solo con el respaldo del grupo mayoritario del PP.