Patrocinado por

La pandemia se deja sentir en las ventas de pollo

Maruxa Alfonso Laya
M. Alfonso REDACCIÓN / LA VOZ

SOMOS AGRO

MARCOS MÍGUEZ

UPA pide a la distribución que rechace las importaciones de carne a bajo precio

26 nov 2020 . Actualizado a las 09:30 h.

La pandemia está teniendo serias repercusiones en buena parte del sector primario español. El último en verse afectado está siendo el de los productores de pollo, que están sufriendo cuantiosas pérdidas por el descenso en el consumo, aseguran desde la Unión de Pequeños Agricultores (UPA). La entidad reclama a la distribución que apueste claramente por las producciones españolas y rechace la carne importada que llega a bajo precio.

El sector avícola supone el 12,75 % de la producción ganadera española, rozando los 2.500 millones de euros en valor. Pero, en las últimas semanas, se ha visto arrastrado por «la riada de pérdidas» que la crisis del coronavirus está ocasionando en los principales sectores productivos. Explican en UPA que varios son los motivos que justifican la situación complicada que están atravesando las más de 7.000 explotaciones que se dedican a la cría de pollo en España. Por un lado, la caída de ventas por la ausencia de turismo y el bajón en la hostelería, una situación que no se ha compensando por el incremento del consumo en los hogares.

Pero es que, además, este menor consumo de pollo está llevando a los ganaderos a espaciar más las crianzas, criando así menos animales e infrautilizando la capacidad que tienen sus granjas. A su vez, esto provoca que los ganaderos tengan que asumir unas pérdidas equivalentes a dos meses de trabajo. Porque, aunque perciben menos ingresos, los costes fijos se mantienen e incluso se incrementan, como en el caso de los piensos. Explican en UPA que solo el coste de la soja ya ha crecido un 25 % entre agosto y noviembre. «Un encarecimiento fruto de la especulación de los fondos inversores, fundamentalmente», lamenta la formación agraria.

Pollo español

Ante esta situación, la Unión de Pequeños Agricultores hace un llamamiento a la distribución para que adquiera «un compromiso con el pollo español», rechazando las importaciones de pollo congelado a bajo precio que países como Polonia, fundamentalmente, están intentando colar en España. «Debemos proteger al sector del pollo nacional. Somos básicos y estratégicos», reclama la formación. Hace también un llamamiento al Ministerio de Agricultura, para que sea consciente del problema y actúe poniendo en marcha una serie de medidas de gestión del mercado que permitan dar salida a las cerca de 30.000 toneladas de pollo congelado que están almacenadas actualmente. Reclama, además, que se pongan en marcha medidas de apoyo a los productores.

No hay que olvidarse que España es el segundo productor europeo de aves, solo por detrás de Polonia, y que este sector tiene una especial incidencia en comunidades como Andalucía, Cataluña o Galicia. Según los datos de UPA, los españoles consumimos más de doce kilos de carne de pollo al año por persona, siendo la carne con mayor consumo per cápita de nuestro país, por delante del cerdo y el vacuno.