Patrocinado por

La pandemia también se deja sentir en el mercado internacional del vino

Maruxa Alfonso Laya
M. Alfonso REDACCIÓN / LA VOZ

SOMOS AGRO

MARTINA MISER

La OIV calcula que el mundo producirá este año menos uva que en el 2019

24 nov 2020 . Actualizado a las 17:58 h.

En los primeros seis meses del año, las exportaciones de vino de España cayeron un 11 % en valor y un 7 % en valor. Peor está la situación en Francia, donde las bodegas han perdido un 10 % de sus mercados en volumen y hasta un 21 % en valor. Estos son solo algunos de los datos facilitados por la Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV), que concluyen que la pandemia está teniendo serias repercusiones en los mercados internacionales de este producto. Esta entidad presentó un avance de lo que será la producción mundial de vino del próximo año. Por segundo ejercicio consecutivo, esta será inferior a la media de los últimos cinco años. Se calcula que en el mundo se elaborarán 258 millones de hectolitros, un 1 % menos que durante el pasado ejercicio.

Una menor producción de vino «no es una mala noticia», aseguró Pau Roca, presidente de la OIV. Y es que reconoció que la pandemia está provocando una situación de incertidumbre y volatilidad en los mercados. Por eso en regiones como la UE se han impuesto medidas para limitar la cosecha de vino. Eso ha provocado que, pese a las buenas condiciones meteorológicas registradas, la producción solo haya crecido en 7 millones de hectolitros, un 5 %. Los estados miembro producirán este año 159 millones de hectolitros, concentrándose la mayoría en Italia, cuya cosecha descenderá un 1 % hasta los 47,2 millones de hectolitros; Francia, que producirá 43,9 millones de hectolitros, un 4 % más; y España, con 37,5 millones de hectolitros, lo que supone un crecimiento del 11 %. En todos los casos, la cosecha esperada es inferior a la media de los últimos cinco años.

La situación es igual de heterogénea en los demás países del hemisferio norte. En Rusia esperan un crecimiento de la producción en un 2 %, mientras que en Suiza auguran una caída del 10 %. Estados Unidos, por su parte, producirá 24,7 millones de hectolitros, un 1 % más, aunque esta cifra está pendiente de conocer las consecuencias reales de la ola de incendios que afectó al país. En el hemisferio sur se espera también una reducción de la cosecha, debido a condiciones climáticas adversas. Aquí se producirán 49 millones de hectolitros, un 8 % menos que durante el pasado año. La caída la encabezan Argentina (17 % menos), Chile (13%) y Sudáfrica (11%).

Caída en los mercados

Este descenso en la producción de vino llega justo cuando los mercados internacionales no atraviesan su mejor momento, Según los datos de la OIV, las cifras de exportaciones de los principales países europeos cayeron durante el primer semestre del año. Entre los más perjudicados, Francia y España, países que también vieron sus ventas internacionales perjudicadas por la aplicación de los aranceles de Trump. Así los españoles vendieron un 11 % menos en cantidad de vino y perdieron un 7 % en valor. La caída en las exportaciones, cuya media se sitúa en el 12,4 %, viene pareja de un descenso en las importaciones en mercados tan importantes como China, que compró un 32 % menos de vino, Alemania (5 % menos) y el Reino Unido (2 % menos). Recuperar los mercados internacionales y apostar por la digitalización deben ser, según Pau Roca, la forma de poder salir de esta crisis.