El centro que elevó las titulaciones agrarias al nivel universitario

Lugo celebra los 50 años de la primera promoción de la escuela de peritos agrícolas

Fachada principal de la vieja escuela de peritos agrícolas, en la avenida de Madrid
Fachada principal de la vieja escuela de peritos agrícolas, en la avenida de Madrid

LUGO / LA VOZ

El campus de Lugo es conocido por su especialización agropecuaria. La Facultade de Veterinaria y la Escola Politécnica Superior (EPS) demuestran ese perfil; no obstante, la relación de la ciudad amurallada con los estudios superiores relacionados con el campo es anterior a esos dos centros. En 1970 terminaba sus estudios la primera promoción de alumnos de la Escuela de Ingeniería Técnica Agrícola, formada por 44 personas. La formación se repartía en tres cursos, como ocurría entonces con todas las ingenierías técnicas.

Conocida popularmente como escuela de peritos, abrió caminos en Galicia. En primer lugar, fue durante años la única institución de la comunidad que ofrecía esos estudios, como recordó ayer José Antonio Pardiñas, que fue alumno del centro y hoy es profesor de la Escola Politécnica Superior (EPS) del campus lucense. Hubo que esperar a la creación de las universidades de A Coruña y de Vigo para que se crease otra escuela de ese tipo, que se instaló en el campus de Ourense, dependiente de la universidad viguesa.

Orla de la primera promoción, formada por 44 alumnos
Orla de la primera promoción, formada por 44 alumnos

En segundo lugar, también supuso una notable ayuda en la modernización del campo gallego. Los alumnos de la escuela trabajaron después en organismos públicos —fundamentalmente en el Servicio de Extensión Agraria, con agencias en numerosos municipios y antecedente de las actuales oficinas agrarias comarcales—, así como en variadas empresas —de alimentación animal, de productos fitosanitarios o de alimentación— relacionadas con el medio rural. «É unha contribución indirecta, pero axudou que moitos alumnos fosen contratados en empresas», explicó Pardiñas.

Profesores con otros trabajos

La escuela tuvo en su primera etapa profesores que no formaban parte exactamente del cuerpo docente. Tenían profesiones relacionadas con el sector agropecuario y a la vez daban clase. «Tiñan un mérito enorme, conectaban ben as súas actividades profesionais co que explicaban», subrayó Pardiñas. Este antiguo alumno, hoy profesor de Topografía en la Escola Politécnica Superior de Lugo, recalcó que la formación era adecuada para los criterios y las necesidades de aquellos años.

Por esa relación con el entorno, también puede decirse, como reconoció Pardiñas, que el centro sirvió para estrechar un contacto que no siempre se consigue. Es frecuente que autoridades académicas y cargos públicos citen hoy la transferencia de conocimiento como un objetivo necesario. Pardiñas destacó que el personal del mundo docente e investigador puede tener problemas para conectar con el resto de la sociedad, pero también la sociedad halla a veces dificultades para enlazar con la universidad.

Monolito

La celebración de las bodas de oro de la primera promoción formada en Lugo tendrá lugar el próximo sábado, a las doce del mediodía. En la rotonda de acceso a la Biblioteca Intercentros, se descubrirá un monolito. Está previsto que al acto acudan representantes de la Universidade de Santiago de Compostela (USC), del Concello de Lugo, de la Diputación lucense, del Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos Agrícolas y de la Asociación de Antigos Alumnos e Amigos da USC (Alumni).

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
7 votos
Comentarios

El centro que elevó las titulaciones agrarias al nivel universitario