El sector forestal, 648 accidentes laborales y tres muertes en un año

Es uno de los que mayor índice de siniestralidad laboral presenta


Redacción / La Voz

Después de la construcción, el sector forestal es el que tiene un mayor índice de siniestros laborales y enfermedades profesionales, explican en Asefoga, la Asociación Forestal Sectorial Galega, que en las últimas semanas ha impartido una serie de cursos en colaboración con la Axencia Galega da Industria Forestal (Xera) centrados, precisamente, en la prevención de los riesgos laborales. Según los datos facilitados por esta misma entidad, en el 2018 hubo en España más de tres mil siniestros en el marco de esta actividad laboral. Y el pasado año, en Galicia se registraron 648 accidentes, tres de ellos mortales. Las cifras, lejos de disminuir, se ha incrementado en los últimos ejercicios. Tareas como la explotación forestal, las labores de apeo, el desramado o el troncado con motosierra son algunas de las actividades en las que se concentran la mayoría de estos siniestros.

Dice el informe del Instituto de Seguridade e Saúde Laboral de Galicia que el pasado ejercicio hubo en la comunidad 35.056 accidentes laborales. De ellos, 1.469 se registraron en el sector agrícola que es, junto con el pesquero y el de la construcción, donde ocurren los siniestros de mayor gravedad. De los 65 mortales que hubo en la comunidad, tres se corresponden con el sector forestal, que también registró el 1,8% del total de siniestros en el ámbito del trabajo que hubo en toda Galicia durante el 2019.

Con estas cifras en la mano, resulta obvio la necesidad de incidir en la formación de los trabajadores del sector forestal gallego. La prevención de los riesgos laborales centró los cursos de Asefoga donde, entre otras cosas, se dejó claro que cerca de un 40 % de los accidentes laborales que se registran en el sector forestal tienen como protagonistas a trabajadores que llevan menos de medio año en este oficio. A medida que se gana experiencia, la incidencia de estos siniestros va disminuyendo, aunque al superar los 20 años de antigüedad vuelve a incrementarse hasta rozar el 5 %. El problema, concluyen en Asefoga, es que este es un trabajo que requiere el uso de maquinaria y que, en muchos casos, los operarios no cuentan con la formación necesaria para manejarla.

El uso de la motosierra, por ejemplo, es la responsable del 18 % de los siniestros que se producen en este sector. La asociación recuerda que estas máquinas deben incluir una serie de medidas de seguridad, además de que el trabajador debe ir vestido adecuadamente con un equipo de protección individual formado por casco, protector de oídos, gafas, guantes, pantalones de seguridad... Pero hay otra maquinaria forestal, como los tractores que se utilizan para mover la madera, que es también responsable de estos siniestros. En este caso, se incide también en la necesidad de formar a los operarios para evitar, por ejemplo, los vuelcos, que son los responsables de buena parte de las muertes que se registran por accidente en este ámbito laboral.

Riesgo por actividades

Asefoga ha identificado también los riesgos que existen en cada una de las actividades que se realizan en la explotación forestal. Por ejemplo durante la tala de árboles puede haber peligro de caídas, de choques, de quedar atrapados, de incendios y hasta de golpes por aplastamiento. Por eso resulta imprescindible planificar adecuadamente esta tarea y respetar las distancias de seguridad, además de aprender a manejar adecuadamente la motosierra. También durante el desramado hay riesgo de caídas o de lesionarse con la máquina. No está exento de peligros el personal que se dedica a los incendios forestales, donde se apuesta por seleccionar a personal con experiencia y no mayor de 60 años como medidas para prevenir los accidentes, además de poner en marcha una serie de precauciones, como buscar vías de escape o no trabajar bajo líneas de alta tensión. Y también hay serios peligros en la poda en altura, una tarea que debe llevarse a cabo extremando las condiciones de seguridad porque los trabajadores operan colgados de cuerdas a gran altura.

Otras actividades en las que existen riesgos a tener en cuenta es en la manipulación de sustancias químicas, para fertilizaciones o combatir plagas. Aquí se recomienda leer con atención el etiquetado y tener en cuenta en todo momento las indicaciones del fabricante.

Un sector expuesto a las enfermedades profesionales y donde los siniestros siguen creciendo

M. Alfonso

España registró más de tres mil siniestros durante el año 2018

Según el monográfico sobre el sector forestal elaborado por el Ministerio de Agricultura y UGT, el número de accidentes laborales que registra el sector forestal en España no ha dejado de crecer en los últimos años. Si en el 2017 hubo 2.924 siniestros, en el 2018 esta cifra se incrementó hasta los 3.058. La principal conclusión que extraen los autores del estudio es que los datos no varían, lo que significa que las medidas preventivas no se están aplicando correctamente o que la formación que se está impartiendo no llega a los operarios. Pero es que, además, este es uno de los sectores con mayor incidencia de accidentes laborales, pues de cada 100.000 personas trabajando, 15.434 sufre uno de estos siniestros.

Seguir leyendo

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
0 votos
Comentarios

El sector forestal, 648 accidentes laborales y tres muertes en un año