Vegalsa-Eroski evitó el desperdicio de 11.000 toneladas de alimentos

La compañía puso en marcha hace tres años una campaña que aplica descuentos a los productos que están a punto de caducar y dona los que no puede poner a la venta


Redacción / La Voz

Vegalsa-Eroski está decidida a frenar el desperdicio de alimentos y por eso hace tres años puso en marcha una campaña llamada Desperdicio Cero. La iniciativa busca concienciar al consumidor sobre la necesidad de poner en valor los alimentos y hacer un buen uso de ellos. También, dar una salida a esos productos que no se han comercializado antes de que se estropeen. Donaciones y descuentos han permitido evitar que 10.917 toneladas de alimentos acabaran en la basura, una cifra que se ha incrementado un 26 % en los últimos tres años.

«Evitar el desperdicio alimentario es uno de nuestros objetivos prioritarios. Con Desperdicio Cero damos salida al género de nuestras tiendas, garantizando así que ningún alimento que es apto para el consumo sea desperdiciado», explicó Gabriela González, directora de RSE de la compañía. La empresa pone especial atención «a la planificación y gestión del stcok, la adecuada conservación y las buenas prácticas de manipulación de alimentos», argumenta.

Descuentos y donaciones

Con el finde evitar que los alimentos acaben en la basura, la compañía aplica un descuentos de hasta un 50 % a todos aquellos productos que tienen una fecha de caducidad próxima. La medida ha logrado dar salida a 7.600 toneladas de alimentos durante el pasado año, un 25 % más con respecto a los tres ejercicios anteriores. Además, todos los alimentos aptos para el consumo se entregan a organizaciones sociales, sumando 881 toneladas repartidas el pasado año entre más de un centenar de entidades benéficas, lo que supone un incremento del 72 % en el último trienio.

Todos los alimentos donados son productos frescos y de alimentación que se retiran de los lineales porque han sobrepasado la fecha de caducidad, pero que aún son aptos para el consumo, o porque su envase presenta una pequeña deficiencia, como una abolladura o rotura del embalaje. Para garantizar su estado óptimo para el consumo, desde Vegalsa-Eroski se lleva a cabo un protocolo de actuación que vela escrupulosamente por la seguridad alimentaria de los productos donados. En el caso de los alimentos frescos, se garantiza el mantenimiento adecuado de la cadena de frío.

En el caso de que los alimentos no sean ya aptos para el consumo, la compañía les da una segunda oportunidad entregándolos a empresas especializadas encargadas de procesarlos. A través de la logística inversa y la gestión en almacén, el pan y los yogures se tratan para obtener harinas; la fruta y la verdura se destina a alimentación animal; y la carne y el pescado, a la obtención de grasas. En el último año, la compañía transformó en subproductos 2.418 toneladas de alimentos, un 18 % más que en el último trienio.puso 

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
0 votos
Comentarios

Vegalsa-Eroski evitó el desperdicio de 11.000 toneladas de alimentos