La nueva norma de purines puede acabar con una de cada tres granjas

Deberán invertir unos cinco millones para cumplir con las exigencias de Agricultura


Mazaricos / la voz

Las granjas barbanzanas deberán disponer de un plan anual de fertilización, de un técnico agronómico que las asesore en esta materia e incluso de un equipo que les permita conocer el valor nutricional de su purín o estiércol. Y eso sin olvidar el obligado cumplimiento de normas estrictas en lo relativo a las distancias a viviendas o cauces de agua de sus fosas de purín y estercoleros o a los períodos de tiempo que deben transcurrir entre la fertilización y la utilización del forraje. Todo ello aparece recogido en el borrador del decreto estatal por el que se establecen normas para la nutrición sostenible en los suelos agrarios, un texto que estará sometido a consulta pública hasta el próximo 15 de octubre para que todos los agentes o colectivos afectados puedan formular sus alegaciones.

Para leer más, suscríbete

NO TE QUEDES SOLO
CON LOS TITULARES
WEB+APP SIN LÍMITES
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
4,95 € /mes
Prueba 30 días gratis
Sin compromiso de permanencia
VERSIÓN PDF
Lee en PDF el periódico diario y las revistas YES, Mujer Hoy y XL Semanal, y accede a la hemeroteca de La Voz desde 1882
9,95 € /mes
Suscríbete
Sin compromiso de permanencia

La nueva norma de purines puede acabar con una de cada tres granjas