Los bodegueros de Barbanza auguran una vendimia de récord

El buen tiempo ha contribuido a que se puedan recoger más de 45.000 kilos de uva


ribeira / la voz

En un año atípico como este 2020 marcado por la pandemia del coronavirus, el sector de la viticultura podría salvarse y todo parece indicar que se podrá marcar un nuevo récord en la recogida de la uva, en la que se esperan superar los 45.000 kilos entre las tres bodegueras que están asentadas en la comarca y que están incluidas en la denominación geográfica protegida Viños da Terra do Barbanza e Iria. El buen tiempo de este verano ha contribuido a que se las cosechas sean de «buena calidad y cantidad», y esta semana se inició una vendimia marcada por las medidas de seguridad frente al covid-19.

El pobrense José Crusat es el más optimista y calcula que durante las próximas semanas podrá retirar de las vides 7.000 kilos más que el año pasado, superando los 24.000. «Hay mucho incremento de uva y hemos ampliado la cosecha a más fincas de los alrededores», explica uno de los responsable de la bodega Entre os Ríos. Según sus cálculos, la retirada de racimos se prolongará durante unos diez días, «y si todo sigue así, las de tinto entrarán a finales de mes».

En los mismos tiempos se mueve el boirense Antonio Saborido que ha decidido reducir la plantilla de temporeros a solo la familia para evitar posibles contagios de coronavirus. «Sempre viña xente de fóra, pero este ano só seremos os da casa e algún familiar máis, así que nos levará moito máis tempo. Estamos indo polas tardes un pouco cada día», explica el viticultor. Sus previsiones para esta cosecha también son bastante optimistas, y espera sacar 3.500 kilos de albariño, 5.000 de raposo, unos 1.500 de caíño y otros tantos de mencía.

También el rianxeiro David Rial tiene muchas expectativas puestas en la vendimia de este año, en la que pretende retirar de las vides algo más de 9.000 kilos, aunque advierte: «O esperado nunca é o querido e o querido nunca é o esperado».

Nuevas variedades

Afirma que la uva tiene una maduración muy buena y que eso permitirá trabajar con ella y elaborar nuevas variedades. De hecho, su objetivo es mantener cuatro fijas y probar con dos de albariño y raposo en las que jugará con la maceración y la temperatura.

Aunque los tres bodegueros auguran una buena campaña, también destacan que han tenido algún que otro contratiempo, sobre todo por la presencia de hongos y de velutinas, «que comeron nalgunhas parras e acabaron con elas», apunta el boirense Antonio Saborido. El confinamiento derivado del estado de alarma impidió que se pudieran colocar las trampas que otros años evitaban que se acercaran, lo que llevó a estas avispas a destrozar parte de las uvas.

Además, aunque las lluvias de mediados de agosto ayudaron a refrescar la cosecha, en algunos puntos también acabaron destrozando algunas vides.

José Crusat, viticultor: «Va a ser una campaña muy aburrida por las medidas de seguridad»

Septiembre es para lo bodegueros el mes que marca el punto de partida de lo que será un buen o un mal año. Para el pobrense José Crusat, todo apunta a que para el sector podría convertirse en una campaña de las mejores, y en Entre os Ríos ya tienen todo preparado para recibir las uvas. Esta misma semana, el pobrense recogía una nueva tinaja llegada desde Albacete de la que espera sacar un gran caldo en los próximos meses. «Este año pinta todo muy bien en cuanto a cantidad y calidad. Sabemos que hay compañeros que han sufrido mucho con la presencia de hongos, pero nosotros nos hemos defendido bien», destaca.

De lo que también toca defenderse bien estas semanas es de los posibles contagios de coronavirus, por lo que el pobrense solo contará para la vendimia «con el personal habitual, los de la casa y los vecinos de los alrededores que siempre nos ayudan». Reconoce que hay que seguir a rajatabla todos los protocolos covid, que incluyen uso de guantes y mascarillas, además de unas medidas de distanciamiento que harán muy distintas la recogida de la uva.

«Va a ser una campaña muy aburrida por las medidas de seguridad, porque no se podrán compartir espacios como antes y tenemos que estar todos separados, pero es lo que toca este año, tendremos que hablar a gritos», afirma resignado el viticultor pobrense.

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
0 votos
Comentarios

Los bodegueros de Barbanza auguran una vendimia de récord