El covid-19 mejora la percepción del rural y de los alimentos de proximidad

Las mujeres y las personas de mediana edad, las que más cambiaron de opinión


Redacción / La Voz

Tener un huerto o vivir en el medio rural no eran opciones que muchos se planteasen antes de la crisis del coronavirus. Sin embargo, una encuesta realizada en el marco de Xuveciencia en Rede, una iniciativa del Campus de Lugo dirigida por las investigadoras Marta López Alonso y Ruth Rodríguez, ha detectado un cambio de opinión en ciertos sectores de la población a raíz de la emergencia sanitaria. Mujeres y personas de mediana edad son las que más cambiaron su percepción sobre el medio rural y los alimentos de proximidad, indican los datos preliminares de este estudio que ya suma cerca de un millar de participantes.

Los primeros resultados apuntan a que, en todos los tramos de edad, ha mejorado la percepción sobre los alimentos de proximidad que se tenía. «Antes da pandemia, en función da idade tiñamos diferentes intereses, en moitos dos parámetros estudados, e agoa esas diferenzas ante unha emerxencia diluíronse», explica Ruth Rodríguez, una de las investigadoras. Y fue precisamente el colectivo femenino uno de los que más cambió de opinión. Así, antes del covid-19 solo el 25,5 % manifestaban intención de vivir en el medio rural, mientras que después esta cifra se incrementó hasta el 29 %. «A pandemia provocada polo coronavirus alterou máis a preocupación da poboación feminina. De feito, despois do covid-19 hai máis mulleres que se inclinan por comprar alimentos de proximidade e saudables», añade la investigadora. Una dato muy relevante si se tiene en cuenta «que son las mulleres as que se ocupa de facer as compras e preparar alimentos para toda a familia», afirman en la universidad.

La encuesta deja ver que también aumenta el número de personas que, tras la emergencia sanitaria, estaría dispuesta a vivir en el medio rural, a tener un huerto urbano, a consumir alimentos de cercanía, ecológicos o con denominación de origen. Si analizamos los datos por franjas de edad, es el grupo de los que tienen entre 25 y 35 años donde se observa un mayor cambio de opinión. «Non é de estrañar tendo en conta outros estudos que fixemos antes: a xente moi maior xeralmente ten menos preocupación co tema da alimentación saudable. A xente nova ou non viven sós e non fan eles as compras ou teñen os gastos diversificados. A mediana idade coincide con momento en que se teñen fillos, un feito que moitos investigadores asocian cunha maior preocupación por unha alimentación saudable», relata Rodríguez.

Un análisis en detalle de las franjas de edad permite a las investigadoras observar que antes de la pandemia existían mayores diferencias para la mayoría de los parámetros estudiados, dado que las personas de mediana edad acostumbraban a estar más preocupadas por estas cuestiones. Pero tras el covid-19, esas diferencias se diluyen o desaparecen por completo y todo apunta a que el comportamiento social responde al de un grupo más homogéneo en cuanto a la preocupación por aspectos alimentarios. La encuesta todavía tiene recorrido investigador, pues es preciso realizar un estudio más detallado de los datos. Además, todavía sigue abierta a la participación de los interesados, que pueden responderla en el siguiente enlace.

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
2 votos
Comentarios

El covid-19 mejora la percepción del rural y de los alimentos de proximidad