Agricultura y ganadería reducen sus emisiones de dióxido de carbono un 1,4 %

Una mejor gestión del estiércol y las menores emisiones por los cultivos, principales responsables del descenso


Redacción / La Voz

El Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico ha hecho público el avance del inventario de emisiones de gases de efecto invernadero. El documento recoge que en España, durante el pasado ejercicio, se emitieron 313,5 millones de toneladas de dióxido de carbono a la atmósfera, lo que supone un descenso del 6,2 % con respecto al mismo período del 2018. La agricultura y la ganadería no son ajenas a este descenso y la emisiones protagonizadas por este sector descendieron un 1,4 %. 

Por sectores, sigue siendo el transporte el que más contamina. Supone un 29 % del total de emisiones que se registran en España, seguido por la industria (20,6 %) y la generación de electricidad (13,5 %). La agricultura y la ganadería se sitúan en la cuarta posición y son responsables de un 12,5 % de las emisiones totales. Pero también hay que destacar que es la única actividad en la que se enmarcan las absorciones de dióxido de carbono debido al sector de los usos de la tierra, cambios en el uso de la tierra y selvicultura, conocido como LULUCF por sus siglas en inglés. Este es el único «con efecto sumidero de dióxido de carbono», destaca el informe del ministerio. Aquí hay que resaltar la gestión  de las tierras forestales, que contribuyen a la mayor parte de las absorciones de los gases contaminantes. Se calcula que durante el año pasado el LULUCF permitió absorber 37,5 millones de toneladas de dióxido de carbono, lo que sitúa las emisiones netas del 2019 en 275,98 millones de toneladas. 

El informe del ministerio recoge que la agricultura registró durante el pasado año un descenso global de las emisiones del 1,4 %. Y eso pese al crecimiento de la cabaña ganadera, que es la responsable del 67,2 % de las emisiones que genera todo este sector. Pero es que se consiguió que esa cabaña disminuyera la contaminación que genera en un 0,4 % gracias, por un lado, a una mejor gestión del estiércol y, por otro, a la fermentación entérica. También se registraron menores emisiones en los cultivos, en este caso de un 3,4 %. Esto fue debido a un descenso en las emisiones del óxido nitroso por la gestión de los suelos agrícolas, que se redujeron un 3,2 % por un menor uso de fertilizantes inorgánicos, y también a menos emisiones de dióxido de carbono, de hasta un 12,4 %, por la aplicación de urea. 

En definitiva, la ganadería española lanzó el pasado año a la atmósfera 26.271 toneladas de dióxido de carbono, cien menos que durante el 2018. Esto supuso un descenso del 0,4 % en la contaminación que genera, lo que sitúa a esta actividad como al responsable del 8,4 % de las emisiones totales que se registran en España. En cuando a los cultivos, sus emisiones fueron de 12.816 toneladas, 456 menos que el ejercicio anterior. Supone un descenso del 3,4 % y que este sector produce el 4,1 % de las emisiones totales de España. 

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
0 votos
Comentarios

Agricultura y ganadería reducen sus emisiones de dióxido de carbono un 1,4 %