Patrocinado por

«Son monumentos; a ninguén se lle ocorre ter a catedral de Santiago chea de silvas»

La Voz

SOMOS AGRO

BASILIO BELLO

Aunque la conservación de la mayoría de los ejemplares es satisfactoria, Bernárdez Villegas sostiene que «hai algunhas árbores que precisan un pouco máis de cariño»

08 jul 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

La tesis de Bernárdez Villegas, que obtuvo la máxima calificación académica por parte del tribunal encargado de evaluarla, concluye que el estado de conservación de los árboles que figuran en el catálogo de Árbores Senlleiras es, en general, satisfactorio. Deja a un lado el 5,3 % de los ejemplares que propone descatalogar porque están muertos o porque han perdido sus valores singulares. También, el Castiñeiro da Ramigoa, los de Peninvello, los eucaliptos de Chavín —incluido O avó que tiene graves problemas sanitarios—, el Bidueiral do Coto de Xares, el Carballo do Pazo de Vilardefrancos, los cedros de Vicenti, los cipreses de California del Xardín do Malecón y el que está en el Pazo de Quintás. El investigador propone para estos casos distintas actuaciones destinadas a estabilizar su parte aérea, que es donde se concentran la mayoría de los problemas detectados.

«Hai algunhas árbores que precisan un pouco máis de cariño», explica Bernárdez Villegas. Suele suceder con los que están en manos de particulares y situados en lugares de difícil acceso. «Os que están no castelo de Soutomaior están coidados, porque son da Deputación. O castiñeiro de Ramigoa está cheo de silvas e abandonado porque pertence a unha familia», argumenta. En su opinión, falta conciencia entre la población sobre la necesidad de cuidar este patrimonio. «A ninguén se lle ocorre ter a catedral de Santiago chea de silvas. Son monumentos e falta esa concienciación de que son patrimonio de todos, de que entre todos temos que coidalos», sostiene.