Buscan un producto de origen natural para combatir la varroa en las abejas

Feuga, USC y apicultores gallegos participan en un proyecto para erradicar esta plaga


Redacción / La Voz

La varroa se ha convertido en un gran problema para los apicultores de toda España. Este ácaro afecta tanto a las abejas adultas como a las crías y provoca la reducción de la población de las colmenas, pues una abeja infectada vive la mitad que una sana. Es por ello que la Universidad de Santiago, la Fundación Empresa Universidad Gallega (Feuga) y la Universidad de las Palmas se han unido, junto con tres apicultores, para poner en marcha un grupo operativo supraautonómico que tratará de encontrar un tratamiento más efectivo, y sobre todo natural e inocuo, contra esta plaga. El proyecto, bautizado como Varroaform, cuenta con una subvención de 379.920 euros del Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER).

Explican los promotores de esta iniciativa que su principal objetivo es el de desarrollar e implementar una formulación novedosa para el control y prevención de la varroatosis a partir de productos de origen natural, como sustancias activas, e incorporadas a sistemas o soportes biodegradables y que, además, no generen residuos en los derivados de la colmena y no resulten tóxicos. Estos deberían convertirse en una alternativa a los productos que convencionalmente se utilizan en la apicultura para tratar esta plaga. Con ello se quiere conseguir reducir las pérdidas económicas que la parasitación de las colmenas por parte de este ácaro ocasiona a los apicultores. Los nuevos tratamientos serían, además, compatibles con la producción ecológica.

La varroa tiene un complejo ciclo de vida, afirman los investigadores, que dificulta la eficacia de los tratamientos actuales. Estos provocan que se desarrollen resistencias, que exista un riesgo de contaminación de la cera y de la miel, además de que se acumulan residuos en la colmena. También tienen efectos tóxicos sobre las abejas, pues se usan dosis superiores a las necesarias y las tiras de acaricidas no se colocan bien. Es por ello que existe una necesidad real de encontrar alternativas a los tratamientos actuales.

Varroaform consistirá en la caracterización fármaco-técnica de una o varias formulaciones alternativas a los tratamientos convencionales. Se seleccionarán los excipientes más adecuados y se llevará a cabo una selección de formulación mediante un diseño experimental de mezclas. Posteriormente, se investigará si estas dejan residuos en la miel u otros productos derivados de la actividad apícola y se harán ensayos de toxicidad en las abejas. El proyecto incluye trabajos de campo para comprobar la eficacia de las nuevas formulaciones, que en Galicia se harán en las colmenas de Benigno Basteiro. Se analizarán unas 500 abejas en cada colmena. Para terminar, se hará un estudio económico del tratamiento.

Primeros pasos

El proyecto se puso en marcha en noviembre del pasado año. El Grupo Interdisciplinar de Tecnología Farmacéutica y Sistemas de Liberación, Inmunología Parasitaria y Parasitosis Hídricas de la USC ha comenzado ya con la obtención de formulaciones, empezando por la selección de los excipientes. Al mismo tiempo, se han puesto en marcha actividades de divulgación, mediante unas charlas online con apicultores para dar a conocer esta iniciativa.

Un ácaro que parasita tanto a las adultas como a las crías y las va debilitando

Los síntomas de que una colmena está afectada son la reducción de la población de la colonia y la inquietud de sus ocupantes

La varroa es un ácaro que parasita a las abejas, tanto adultas como crías, para alimentarse de diversas sustancias. Eso provoca un debilitamiento gradual de este insecto y graves alteraciones internas que, entre otras cuestiones, facilita la transmisión de otros agentes infecciosos, como los virus patógenos, o incrementa el daño de otros que en condiciones normales no suelen ser tan perjudiciales. Los síntomas de que una colmena está afectada por esta plaga son la reducción de la población de la colonia e inquietud en las abejas.

Las abejas afectadas por esta parásito tienen el abdomen más corto y malformaciones entre las alas, donde la hembra de la varroa perfora y chupa las sustancias del huésped. Así, el insecto vive la mitad que uno sano. La plaga afecta también a las crías, en las cuales aumenta enormemente su mortalidad. Esta infección se propaga por el contacto directo entre abejas y entre estas y sus crías, aumentando su infestación cuando mayor es el contacto físico entre ellas. Y es una de las principales causas de las pérdidas de las colmenas.

Seguir leyendo

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
2 votos
Comentarios

Buscan un producto de origen natural para combatir la varroa en las abejas